viernes, 28 de diciembre de 2018

MANTECADOS DE HOJALDRE

Finaliza un nuevo año y en estas fechas es cuando más recordamos y echamos de menos en nuestras mesas a familiares y amigos.. que siempre siguen en el recuerdo y que están y estarán siempre presentes en nuestros corazones...

Que en estos días seáis muy felices ....
y que el Nuevo Año que está por llegar sea mucho mejor que el que despedimos...
Cuidar comida y bebida... sin cocinar demasiado ni beber en exceso... 
pero divertiros todo lo que podáis... y fotografiar todo lo que elaboréis, y os dejen, para luego compartirlo...

Pasad una Feliz Noche Vieja ....
Familia, amigos, seguidores, compañeros y compañeros blogueros que seáis muy pero que muy  felices...que cada momento lo disfrutéis al máximo en compañía de familia y amigos ....y que en este nuevo año se cumplan vuestros sueños.

 Os deseo que seáis las personas mas felices del mundo junto a vuestros seres queridos ... 
           nos seguimos leyendo a la vuelta...
                          !!!  FELIZ 2019 !!!

Y como en Navidad no pueden faltar dulces en nuestras mesas... 
me despido el año con mantecados hojaldrados que están deliciosos.


No hay nada más dulce que un corazón como éste....


Ingredientes

150 g de manteca de cerdo ibérica del pozo
350 g de harina
1/2 vasito de vino blanco, mejor de buena calidad
1/2 vasito de zumo de naranja
120 g de azúcar, mejor glas

Elaboración

Exprimimos la media naranja y la reservamos.
En un bol ponemos la manteca, que la habremos dejado a temperatura ambiente un par de horas y la amasamos.
Añadimos el vino blanco y amasamos junto a los demás ingredientes, bien con las  manos.
Agregamos el zumo de naranja a la mezcla y seguimos amasando hasta que se integre todo bien.
Echamos la harina tamizada poco a poco y el azúcar, es mejor ponerle azúcar glas, pues así se mezcla antes.
Volvemos a amasar todo de nuevo unos minutos y después dejamos reposar la masa 1 hora en el frigorífico.

Sacamos del frigorífico y estiramos la masa, dejamos un centímetro de grosor, o mejor un poco más, que quede gruesa.
Cortamos la masa con un cortapastas al gusto, eligiendo si es de vuestro agrado motivos navideños y colocamos en una bandeja de horno sobre papel de hornear.
Metemos al horno la bandeja y cocinamos unos 15 ó 20 minutos a 170º.
Sacamos del horno la bandeja, dejamos enfriar los mantecados y espolvoreamos con azúcar glas cada uno.
Y ya solamente queda degustar estos mantecados hojaldrados.

    !!! FELIZ NOCHE VIEJA Y PROSPERO AÑO NUEVO 2019  !!!

martes, 18 de diciembre de 2018

PAN DE JAMON

Tengo que agradecer este delicioso pan a Milagros, que es la persona que me lo ha regalado.
Ella es venezolana, así que no tengo nada más que decir para aseguraros que este presente estaba de lo más delicioso.

Un plato que forma parte de la gastronomía navideña venezolana y que en esta fiestas junto a otros platos como pernil,asado negro, hallacas...
no pueden faltar en la mesa, y aunque se consume todo el año, gana protagonismo en el mes de diciembre y más concretamente en las fiestas navideñas.
Entre los ingredientes más tradicionales que acompañan este pan, están estos cuatro que no suelen faltar, aunque como en todas recetas hay quien le quita o pone al gusto... los ingredientes tradicionales y los que con ellos hacen esta plan tan especial son el jamón cocido dulce, las aceitunas verdes o rellenas de pimiento, las pasas y el beicon.

No hay Navidad sin Pan de jamón en Venezuela y además es un regalo que siempre suelen hacer a amigos y familia.
Mi agradecimiento a Milagros por este regalo que tiene su trabajo, que es una exquisitez y que bien tuvo el detalle de hacérmelo llegar a casa y poder disfrutar de tan delicioso bocado.

Mis Felicitaciones Navideñas a ella, su familia y a todos y cada uno de vosotros. !!!  FELIZ NAVIDAD !!!


Según Wikimedia la receta de pan de jamón es atribuida a Gustavo Ramella, propietario de una panadería ubicada en la ciudad de Caracas en 1905.
En aquel entonces solo llevaba jamón como relleno.
Su gran aceptación provocó que otras famosas panaderías lo incorporaran a su oferta añadiéndole a éste uvas pasas.

El pan de jamón es una receta típica venezolana, producto de la fusión de diferentes culturas y que se convirtió en un emblema de la navidad venezolana.


Aunque esta no es exactamente la receta de Milagros, si es una receta tradicional y muy sencilla y la masa queda suave, esponjosa y con un sabor de lo más delicioso.



Ingredientes

500 g de harina
50 g de azúcar
50 g de mantequilla
2 huevos
250 ml de leche tibia
8 g de levadura, o 15 g de levadura fresca
sal

Para el relleno

250 g de jamón cocido en lonchas, mejor si es braseado. lo suyo sería jamón planchado... aunque aquí dificil de encontrar
150 g de panceta ahumada en lonchas o beicon
un bote pequeño de aceitunas rellenas de pimiento o aceitunas sin hueso
un puñado de uvas pasas, sultanas o de corinto

Elaboración

Lo primero que hacemos es mezclar en un vaso un poco de leche, una cucharadita de azúcar y la levadura. Dejamos reposar unos 15 minutos.
En un bol ponemos la harina y agregamos esa levadura crecida, la leche, sal, el azúcar, un huevo batido y la mantequilla derretida.
Mezclamos todo bien.
Ponemos en la mesa de trabajo un poco de harina y echamos la masa para amasarla hasta que deje de pegarse en las manos.
Dejamos reposar la masa una hora tapada.
Estiramos la masa con un rodillo y formamos un rectángulo de masa grande y fino... de un centímetro de grosor y unos 35 x 45 cms.
Ponermos a continuación el jamón cocido encima de la masa, dejando un par de dedos de la masa sin cubrir, para luego al enrollar no se salga el relleno.
Repartimos la panceta cubriendo todo o dejando espacios entre unas lonchas y otras, hay que quitar la piel dura o filo si los tuviera.
Repartimos las aceitunas rellenas cortadas en rodajas, o enteras y las pasas sobre el beicon.
Enrollamos la masa por uno de los lados largos, y cuando lleguemos al final unimos bien los bordes, metiendolos hacia dentro... podemos hacerlo con un poquito de agua.
El cierre lo dejamos que quede en la parte de abajo.
Con pedacitos de masa sobrante decoramos nuestro pan.
Pinchamos con un tenedor el pan y lo dejamos tapado reposar sobre una hora.
Encendemos el horno a 180º.
Batimos un huevo con papelón rallado y pincelamos el pan de jamón.
Si no tenemos papelón solo barnizamos con un poco de huevo batido.
Metemos al horno y horneamos unos 40 ó 45 minutos, o hasta que esté bien dorado.
Dejamos templar o enfriar y a degustar... frío está riquísimo y de un día para otro también.

domingo, 9 de diciembre de 2018

SERENAOS

Ya estamos en las puertas de Navidad... comenzamos con las compras propias de esta festividad ... 
preparativos para las comidas familiares... regalos para los pequeños y no tan pequeños... 
un ir y venir que nos lleva a todos como locos...

Durante este puente hemos visto como nuestras ciudades se visten de Gala para dar paso a la Navidad...
en casi todos los lugares de España se ha aprovechado estos días para decorar las calles, nuestras casas,  
encendido de Luces...inauguraciones de Belenes... venta de loterias y productos típicos de esta festividad...

En casa los preparativos en cuanto a dulces ya comenzaron, los blogueros nos adelantamos a las festividad 
para daros a conocer recetas típicas de estas fiestas... 
donde nuestros comensales dan el visto bueno antes que nadie... 
son unos privilegiados... con su cata dan o nó, el aprobado... 
y este es sobresaliente.


En  CocinArte hoy día 9 también ha llegado la Navidad con el nuevo cuadro que nos propone María
del blog In my little Kitchenun espacio que conjuga arte y cocina y en el que nos invita a descubrir cuadros
analizando algún pintor, estilo, época... y que nos lleva a crear deliciosas recetas a partir de dichas obras.

Por falta de tiempo no he podido participar cada mes, este en especial y por tratarse de las fechas en las que estamos no quería perdérmelo, aunque casi tampoco llego...
dentro del Reto de este mes mis compañer@s bloguer@s han presentado numerosas propuestas a cual más rica.

Yo os dejo unos Serenaos, un dulce muy popular en mi tierra y cuyo nombre es porque se dejan reposar toda la noche al sereno...
al helarse la manteca se forman las capas hojaldradas.


 El cuadro elegido para este mes es el
Censo o empadronamiento en Belén del pintor flamenco Pieter Brueghel el Viejo.



El tema se deriva del empadronamiento decretado por el emperador Augusto descrito en el Evangelio según san Lucas.
Brueghel pinta un pueblo flamenco en invierno, al atardecer, en el que las figuras de los protagonistas, la Sagrada Familia, son de pequeño tamaño y aparecen intencionalmente perdidas en ese amplio entorno nevado, transmitiendo una viva sensación de desamparo.
La Virgen, en cinta, va montada sobre una mula que sigue, junto al buey, los pasos de San José, al que vemos con ancho sombrero, llevando un cesto en el brazo y una gran sierra al hombro, símbolo de su profesión.
A la izquierda un grupo de personas se agolpa frente al edificio del censo, sobre el que figura el águila bicéfala de los Habsburgo.
Vemos a la gente entregada a sus quehaceres diarios: unos entretenidos con la matanza del cerdo; otros recogen leña; hay quien carga un carro con nieve, o la despeja con una escoba; los niños hacen sus guerras; las llamas de la hoguera de un grupo de soldados congrega a otros, y un sin fin de detalles que dejo por descubrir a la curiosidad del lector.
Al fondo, un castillo en ruinas recuerda las torres y puertas de Ámsterdam.


Este cuadro me lleva a inspirarme en dulces navideños...

Mi propuesta, como os he comentado anteriormente, han sido unos hojaldrados, conocidos también como Serenaos, que están de vicio.

Con su azúcar glas imitando a la nieve de Brueghel en su cuadro de Belen.
Los dulces preparados por la Molinera han llenado nuestros momentos mas dulces estos días, con sabor como no podía ser de otra manera a Navidad... un dulce riquísimo, idas y venidas a la cocina sin parar hasta que se le ve el fin... simplemente deliciosos. 


Mirar que corte que tienen... hojaldrado y no demasiado dulces,
ya que el único azúcar que lleva es el del rebozado... exquisitos al paladar.

Ingredientes

750 g de harina, aproximadamente
375 g. de manteca de cerdo a temperatura ambiente
un vaso pequeño de vino blanco, unos 120 ml
un poco de zumo de limón o naranja (si es pequeño el limón, su zumo)
una pizca de sal

Azúcar glas para espolvorear


Elaboración 

Precalentamos el horno a 180º.

En un bol amplio mezclamos todos los ingredientes, menos el azúcar glas que es solamente para espolvorear.
La manteca la batimos hasta que quede cremosa y añadimos el vino y zumo.
Comenzamos echando la harina poco a poco hasta que obtengamos una masa que no se nos pegue, si vemos que queda pegajosa echamos un poco más de harina.
Dejamos la masa tapada reposar hasta el siguiente dia.

Extendemos la masa sobre el mármol o mesa de trabajo dejándola de un centímetro de grosor.
Cortamos con un molde elegido y colocamos sobre una bandeja de horno con papel de hornear.
Metemos la bandeja al horno y cocinamos a 180º unos 15 ó 20 minutos, hasta que estén dorados.
Sacamos del horno y espolvoreamos con azúcar glas... tienen que quedar bien cubiertos.
Aguantan bien en un recipiente cerrado.

jueves, 6 de diciembre de 2018

ACEITUNAS EN SOSA

Cada año, poco antes de la temporada de recogida de la oliva, degustamos de estas sabrosísimas aceitunas curadas en sosa.
Toda una tradición...
Y es que en esta época del año...no todo son dulces... salidas... compras... a mi tambien me recuerda los dias que pasamos en familia recogiendo la oliva... risas no faltan e historias de antaño tampoco... y aunque cuando estamos en ello...siempre deseamos terminar la faena... una vez pasados esos días...  sabemos que el aceite que produce esa recolecta luego sera para elaborar deliciosos platos... degustarlo incluso en una simple tostada ds pan es una verdadera delicia.
Y que decir del gustazo de comernos las aceitunas preparadas con tan rico producto.
Nosotros aderezados verdes y negras... de hecho en este blog tengo algunas.
Hoy nos centramos en las verdes preparadas con Sosa.. 
Sin mucho trabajo las preparamos y en pocos días las saboreamos...
La única pega que tienen que no duran demasiado, o sea no aguantan de una temporada para otra, ya que se ablandan con el tiempo, pero si os pasa como a nosotros ... no os dará tiempo a que os ocurra ésto, ya que las terminamos antes.

La receta de estas aceitunas es de mi suegra... que ella las prepara cada año, como os he dicho anteriormente antes de la recogida de la aceituna.
Este año queriendo experimentar y saborear dicho aperitivo, mi santo costillo se puso manos a la obra y tras unos días de haberlas preparado quedaron así de ricas...
Muy empeñado y decidido en elaborarlas se marchó al cortijo y llegó a casa con un cubo de aceitunas recién cogidas.
Lo primero que hizo fue pesarlas... 2 kilos y medio y a partir de ahí las proporciones de la sosa para que quedaran en su punto...
vamos que al final le va gustando esto de las tradiciones y cualquier día veis por aquí sus propias elaboraciones... que ya le tengo ganas....jjjj..

Os digo que han quedado de lo más ricas y que si me descuido no me da tiempo hacer las fotos.
Si os animáis a prepararlas ya me contaréis como os quedan...
los ingredientes están al alcance de todos y el único que os puede faltar para prepararlas puede ser la sosa en escamas, que se encuentra fácilmente en cualquier establecimiento.


Por cada kilo de aceitunas necesitamos 25 gr. de sosa en escamas.


Ingredientes

2.500 gr. de aceitunas recién recogidas
67 g de sosa en escamas
sal recia
agua

para el aliño

unos tallos frescos de hinojo
unas hojas de laurel
unos dientes de ajo enteros
unas ramas de tomillo fresco
una cáscara de naranja seca, estas no la llevan
sal recia

Elaboración

Si queréis ponerle una cáscara de naranja, la tendréis que secar unos días antes. Le quitamos la piel entera a una naranja, en una o dos piezas, sin nada blanco, y la colgamos en un lugar donde se pueda secar. Ya la tenemos preparada para ponerla en nuestras aceitunas cuando estén listas.

Limpiamos bien las aceitunas de hojas si las tuviera.
En un cubo amplio echamos un poco de agua tibia, no caliente, y diluimos la sosa con mucho cuidado.
Removemos bien con un palo de madera, hay que tener mucho cuidado pues la sosa calienta mucho mas el agua y podemos quemarnos si nos cae en las manos.
Una vez que esté bien diluida la sosa echamos mas agua, removemos bien y añadimos las aceitunas, con cuidado de que no nos salpique el líquido.
Removemos bien y dejamos el cubo tapado unas horas.
Normalmente si lo hacemos por la mañana sobre las 10:00 h a las 6 de la tarde ya es suficiente para que nos queden tiernas.
No hay que dejarlo mucho mas tiempo pues si no se nos ablandan demasiado.

Una vez transcurrido ese tiempo tiramos ese agua, escurriendo bien las aceitunas y volvemos a cubrirlas con agua limpia y un buen puñado de sal recia.
Al día siguiente repetimos la operación.
Quitamos ese agua, volvemos a llenar el cubo por la mitad de agua limpia para que se cubran bien las aceitunas, ponemos de nuevo un buen puñado de sal y tapamos.
Esta operación la repetimos hasta que el agua de las aceitunas quede limpio.
En cada cambio de agua añadimos un buen puñado de sal.
Al cabo de unos 4 ó 5 días el agua ya vemos que queda limpia...
en ese momento ya tendremos las aceitunas listas para aliñarlas y comerlas.
Si el agua saliera todavía turbia, volvemos a cambiarla hasta que quede bien clara.
Una vez que ya tenemos las aceitunas listas y el agua sale limpia, volvemos a cambiar nuevamente el agua y le ponemos un buen puñado de sal... le echamos los trozos de palo de hinojo, una ramita de tomillo, unos dientes de ajo enteros sin pelar y unas hojas de laurel... y la cáscara de naranja si optamos por ello.
Dejamos un día que tome sabor y ya tenemos listo nuestro aperitivo de aceitunas...
Para acompañar cualquier comida son ideales...

miércoles, 21 de noviembre de 2018

PINCHOS MORUNOS

Comer unos buenos pinchos morunos no es cosa fácil, el buen sabor nada tiene que ver con lo que normalmente encontramos en bares, por lo menos en los que yo conozco.

Recuerdo que en las fiestas patronales de mi pueblo hace ya bastante tiempo, ponían un puesto donde se podían degustar unos maravillosos pinchos morunos... el dueño venía de Marruecos con las especias especiales para esta carne,  el puesto siempre estaba a rebosar y había que esperar bastante para saborear esos deliciosos pinchos morunos.

Por suerte hoy en día podemos encontrar las especias para pinchos morunos en diferentes sitios, aunque no todas saben igual...
A mí me trajeron las especias desde marruecos y desde luego que no saben ni se parecen en nada a las que he encontrado por aquí.

Tenía ganas de preparar unos pinchos morunos y aunque en la plancha están ricos... no hay nada como comerlos sobre las ascuas del carbón.... para que se vayan haciendo lentamente...
En una barbacoa quedan perfectos...pero sobre un anafre quedan de lujo...
así que una que es caprichosa ha conseguido ya el susodicho aparatito... de lo más casero ya que es mi santo costillo quien me lo ha hecho... "es un cielo " y tengo que decir que ha quedado chulísimo... y los pinchos deliciosos.

Como acabo de decir su nombre es anafre y lo hemos estrenado  para asar sobre ascuas estos deliciosos pinchos morunos que os dejo hoy.

"Un anafre según wikipedia era un hornillo fabricado en barro o metal, pensado para contener las brasas o ascuas...
Una de sus propiedades era la de ser móvil y transportable."


Nada más sacarlos de las ascuas hay que comerlos, bien calentitos que es cuando estos pinchos morunos están en su mejor momento


Quedan muy jugosos y con un sabor...


Una vez aliñada la carne y después de macerar un día la pinchamos sobre unas brochetas de aluminio


Aqui mi anafre...


Y aquí las ascuas preparadas...



Ingredientes

carne de cordero, pollo, cerdo... al gusto, en tacos de bocado
1 cucharada de especias Ras el hanout
      (o especias morunas al gusto, especial para pinchitos)
1 cucharadita de pimentón
1 limón
perejil fresco picado
cilantro fresco picado
cebolla troceadita
aceite de oliva
sal

Elaboración

El ingrediente principal en esta receta es el Ras el hanout, una mezcla de especias, cuya composición básica es...
Comino, orégano,  cilantro, curry, cúrcuma, alcaravea, pimentón, nuez moscada, pimienta, cayena...

Para preparar estos pinchos morunos hay que elegir una buena carne, lo ideal es el cordero... aunque yo tenía carne de cerdo en ese momento.
Lo ideal es pedirle al carnicero una pierna de cordero deshuesada y troceada en pequeños dados de bocado, que marinaremos  durante un día o más, con una cucharada bien colmada de especias Ras el Hanout, además de algunos ingredientes más...

Para un kilo de carne ponemos una cucharada de estas especias, el zumo de un limón, perejil y cilantro fresco troceado, abundante cebolla troceada y todo ello bien empapado de aceite de oliva y un poco de sal.
Lo dejamos macerar en un bol bien tapado con film y en el frigorífico al menos 24 horas.

Pasado este tiempo, sacamos la carne y la pinchamos en unas brochetas metálicas... y ya solamente queda asarlos lentamente sobre las ascuas del carbón.
Con una ensalada de acompañamiento quedan perfectos.

domingo, 11 de noviembre de 2018

CANELONES DE ROVELLONS CON BECHAMEL DE FOIE DE PATO

Esta entrada la quería hacer especial y por eso nada mejor que una delicatesen para el paladar,
por lo menos a mí me lo ha parecido...
unos "Canelones de rovellons con bechamel de foie de pato"
    para contaros mi experiencia como recolectora de setas....


Me hizo más ilusión que si me hubiesen regalado algo... estaba deseando ir a coger setas a la sierra y por fin llegó el día el pasado jueves...
Salimos en busca de los níscalos o rovellones que hubieran dejado aún sin recoger... (pues ya no quedan demasiados) nos dispusimos mi suegro, mi cuñado y yo... a buscar y coger tan preciado fruto...
si os tuviera que contar donde está el lugar... me sería imposible... pues recorrimos y recorrimos kilometros, bueno tan poco tantos...,hasta que mi cuñado nos llevó al lugar... el sitio en plena Sierra de los Filabres, que por cierto estaba preciosa...por las lluvias que habíamos tenido... y que tan poca agua nos cae en nuestra tierra.

Nos adentramos entre pinos y otros arboles en busca de tan preciado producto...


y en apenas unos segundos dimos con la primera seta comestible... bueno yo no conozco otra por lo que simplemente me dedique a recoger esta en concreto...
Después de que mi cuñado me diera la primera clase y aunque la teoría me la llevaba aprendida corté como debe ser mi primer niscalo...
Mirar que bonito... esperándonos estaba...


La gente no es consciente de lo generosa que es la naturaleza ofreciéndonos productos como éste... en varios sitios de la zona nos encontramos como si hubiesen pasado un arado... de esa manera no volverán a crecer las setas en ese sitio... que rabia me dio.

Después de andar y andar.... subir y bajar sierra... mirar y encontrar... tuve la suerte de llegar a casa con una cantidad mas que suficiente para preparar numerosos platos... mi cuñado cogió el doble que yo... pero claro él ya es un experto en esto...éstas son las de él...

Y estas las mías


Eso sí... llegué a casa como si me hubieran dado una paliza... y es que el sitio se las traía... menudas bajadas y subidas tuvimos que hacer... adentrarnos en la sierra hasta que la luz del sol empezó a caer... y al terminar... parar a disfrutar del paisaje que era espectacular...
el olor a pino... a humedad... a tierra... aire totalmente puro...
"olor... a naturaleza..."

Estoy más que satisfecha de esta primera vez...que me fue de maravilla y que a día de hoy ya he preparado diferentes manjares con estos níscalos de primera calidad... sin pasar por cámaras y desde la sierra a los fogones de mi cocina...
Ha sido para mí una experiencia inolvidable... aunque agotadora, que todo hay que decirlo... pero no hay nada como cocinar con lo que nos da la tierra y si es de esta calidad... mejor que mejor...

No se si esta temporada volveremos a salir a buscar mas setas... pero me apunto para la siguiente... gracias a mi suegro y cuñado hoy podemos disfrutar de este plato que es una verdadera delicatessen para el paladar.


"Canelones de rovellons con bechamel de foie de pato"

Como en todo plato de canelones, lo primero que hacemos es preparar el relleno para la pasta, mientras cocer la misma, como indica el fabricante y preparar la bechamel.
En este caso tanto al relleno como a la bechamel le he añadido foie de pato, que le ha dado un sabor espectacular.

Solo hay que ver como ha quedado, aunque el sabor gana mucho más que la vista... cada cucharada es un autentico manjar...


Totalmente delicioso...


Aquí presentado en mis platos de mármol... para rizar el rizo... 
   "que lujazo... de plato y de platos..."

Ingredientes

1 paquete de canelones, este tenía doce placas
400 ó 500 g de niscalos , u otro tipo de seta
1 cebolleta
la parte blanca de 1 puerro
1 diente de ajo
3 cucharadas de foie de pato, u otro al gusto
aceite de oliva
sal
pimienta molida
2 ó 3 cucharadas de bechamel
queso rallado parmesano, para gratinar

Bechamel

50 g de mantequilla
50 g de harina de trigo
600 ml de leche, o algo más si hiciese falta, a temperatura ambiente
2 cucharaditas de foie de pato, o de otro,al gusto
sal
pimienta molida
nuez moscada

Elaboración

Ponemos a cocer la pasta de canelones como indica el fabricante.
La que yo he utilizado solamente había que ponerla unos 5 minutos en agua caliente, luego se saca del agua, se escurre bien y se pone sobre un paño limpio.

Mientras hacemos el relleno.
Cortamos la cebolla pequeñita, el puerro y el diente de ajo.
Limpiamos bien las setas, lo mejor es hacerlo con un paño húmedo, retirando con cuidado la tierra que traen.
Nunca se sumergen en agua, pues además de que se le iría el sabor, absorberían agua.

Ponemos una sarten al fuego con un par de cucharadas de aceite.
Pochamos a fuego lento el ajo, la cebolla y el puerro. Salpimentamos un poco.
Añadimos las setas cortadas pequeñitas... dejamos que se hagan unos minutos.
Ponemos el foie en la mezcla y removemos hasta que esté totalmente integrado.
Reservamos la mezcla y cuando la bechamel la tengamos preparada le agregamos 2 ó 3 cucharadas y lo envolvemos todo bien.
Tiene que quedarnos un relleno cremoso.

Rellenamos con la mezcla las placas de canelones.
Cuando los tenemos todos con mezcla los enrollamos bien.
Cuando los coloquemos en la bandeja ponemos la unión en la parte de abajo, pegada a la fuente de horno.

Preparamos la bechamel.
Ponemos en un cazo al fuego la mantequilla.
Una vez que esté derretida añadimos la harina y dejamos que se tueste ligeramente. Removemos para que no se nos pegue.
Incorporamos la mitad de la leche que debe estar a temperatura ambiente.
Mezclamos bien y añadimos el foie, removemos todo el conjunto hasta que se deshaga el foie y a continuación echamos el resto de leche.
Salpimentamos al gusto y ponemos una pizca de nuez moscada.
Dejamos hacer la bechamel que debe quedar cremosa, pues luego espesa al enfriarse.
Si hiciese falta añadimos un poco más de leche.

En una fuente de cristal para horno ponemos una base ligera de bechamel.
Colocamos los canelones y cubrimos con la bechamel.
Espolvoreamos el queso y metemos al horno, que debe de estar caliente.
Yo lo puese a calentar unos 10 minutos a 200º.
Luego lo baje a 180º y metí la bandeja con los canelones.
Dejamos en el horno unos 25 minutos o hasta que veamos que están gratinados.

Sacamos y listos para disfrutar.
Como mejor están es recién salidos del horno, que es cuando la bechamel está mas cremosa.

Una experiencia que aconsejo practiqueis si es posible y lo tenéis a vuestro alcalce.

lunes, 5 de noviembre de 2018

FIDEUA DE MARISCO

Aunque este plato me recuerda más a fechas propias del verano, al ser un plato marinero, además de por lo ligero y por la aportación del marisco... siempre es apetecible en cualquier época, por lo menos a mi me lo parece.
Su elaboración es muy parecido a la paella y el día que más me apetece comerlo y disfrutar de su sabor es en domingo o días de fiesta... que es cuando más tiempo tenemos para saborearlo tranquilamente.
Sus ingredientes principales son fideo de pasta, caldo de pescado y mariscos y pescado variado y al gusto.
Se puede aderezar como la paella con limón, y con un alioli está estupendo.

Según Wikipedia... 
"la fideua surgió a raíz de que Gabriel Rodriguez Pastor, Gabrielo el del quiosco del Grau de Gandía, cocinero de una embarcación del puerto de Gandía, cambiase su receta del arroz a banda y en vez de ponerle arroz añadiese fideos a su caldo de pescado.
Este cambio se debió a que el patrón de la embarcación en la que trabajaba era un aficionado del arroz y muchas veces dejaba a sus marineros sin su ración correspondiente de arroz a banda, el plato que normalmente preparaba. 
Por este motivo el cocinero Rodriguez Pastor decidió cambiar el arroz por fideos.
Gustó tanto el invento culinario que se expandió por los restaurantes de la ciudad de Gandía, originándose así la fideua de Gandía."


El sabor es delicioso y en poco más de media hora se puede disfrutar...
si tenéis invitados quedaréis de maravilla.


Esta que he preparado es una forma de hacerla facilita... con un resultado muy rico.

Ingredientes: 2 ó 3 personas 

fideos para fideua, yo he utilizado los que llevan el agujerito pero podéis poner el fideo cabellín
            (unos 80 g por persona)
un buen puñado de almejas
8 mejillones
12 ó 14 gambas, si son grandes poner menos
2 ó 3 calamares, según tamaño
2 dientes de ajo
media cebolla
la parte blanca de un puerro
medio pimiento verde
tomate frito, 2 cucharadas soperas
pizca de cúrcuma
pizca de azafrán molido
pizca de pimentón
aceite de oliva
sal
pimienta molida

Elaboración

Ponemos las almejas durante media hora en agua con un poco de sal, para que suelte la arenilla. Luego las lavamos un par de veces y escurrimos, listas para utilizar.

Limpiamos bien los mejillones y los lavamos.
Los colocamos en una olla con un poco de agua. Ponemos en el fuego la olla hasta que se abran. Retiramos del fuego y reservamos.
El agua de la cocción la colamos para poner como caldo en la fideua.

Limpiamos los calamares, quitamos la tinta y la piel, y cortamos en trocitos o rodajas.
A las gambas les quitamos la cabeza y las cascaras, alguna las dejanis enteras.
Sofreímos las cabezas y las pieles, que hemos quitado a las gambas, en un poco de aceite.
Les echamos tres o cuatro vasos de agua y las cocemos unos 15 minutos.
Colamos el caldo resultante y reservamos.

Ponemos en una paellera un poco de aceite, como 2 cucharadas soperas.
Sofreímos en él las gambas que hemos dejado enteras, cuando tomen color las sacamos y reservamos, así el aceite habrá cogido sabor.
Cortamos la cebolla pequeñita, el ajo, el puerro y el pimiento todo troceado..
Sofreímos la cebolla un par de minutos en el aceite de sofreír las gambas y añadimos la demás verdura, todo a fuego bajo, que nos quede bien pochada. Salpimentamos ligeramente, pues los mariscos aportan sabor salado.
Incorporamos los calamares troceados. Dejamos unos 10 minutos.
Ponemos la cúrcuma, el pimentón y el azafrán, removemos para que se mezclen los sabores en el sofrito y añadimos el tomate frito.
Mezclamos todo bien. Cocinamos unos 5 minutos.

A partir de aquí... hay dos maneras de terminar la fideua.
Y el caldo que necesitamos es el doble que de fideos.
Lo suyo es sofreír la pasta un par de minutos... pero lo dejo a vuestra elección.

     Una es echar los fideos en el sofrito, dejarlos un par de minutos y poner el caldo caliente, que cubra la pasta... echar las almejas y poner las gambas casi al final... y colocar los mejillones con o sin concha.
Terminar de hacer hasta que la pasta quede al gusto, pero no debe quedar demasiado hecha... según indicaciones del envase de la pasta.

    Y otra es poner el caldo en el sofrito, dejarlo unos minutos, añadir las almejas, los fideos y las gambas al final de la cocción y los mejillones sueltos o con una cáscara donde está el mejillón.
Cocer la pasta hasta que esté al dente.
Tapar un par de minutos.

Y listo para disfrutar este plato.

lunes, 29 de octubre de 2018

ARROZ CON NISCALOS

Hace unos días, el pasado día 17, Almería ha sido proclamada Capital Española de la Gastronomía 2019.
Conocida como la huerta de Europa,nuestra provincia presenta una oferta culinaria excepcional que combina mar y montaña.
El tomate de Almería no tiene rival, el pata negra... nuestro tomate Raf.
En nuestras lonjas llegan pescados o mariscos, producto estrella  la gamba roja de Garrucha, calamares, jibias, pulpo, salmonetes, sardinas, bonito, caballa...
Se puede degustar el pulpo seco de Adra que aquí ya os he hablado de él, o al ajillo, escabeches...
Deliciosos los embutidos de la zona, quesos, jamones de Serón... curados en plena sierra.
Son muchos los defensores en decir que aquí nació la tapa...
y entre los platos típicos almerienses destacan el caldo pimentón, la fritá, los gurullos, cazuela de fideos con pescado, nuestras tradicionales migas de Almería, que se suelen preparar en días de lluvia, 
y los deliciosos arroces como el empedrao o arroz con habichuelas, arroz con pescado, marisco o carne. 
Las gachas con caldo, o gachas tortas, el atún encebollado, los potajes y la olla de trigo... son platos tradicionales tambien de nuestra tierra. 
Numerosas tapas hacen de lo más agradable pasear por nuestra Tierra y disfrutar del Tapeo... 
patatas a lo pobre, patatas bravas, tabernero, cazón en adobo, ensaladilla, pescaito frío,  patatas alioli, huevas en vinagreta, carne en salsa, setas o champiñones al ajillo.... y un sin fin de tapas más... de hecho...
La Ruta de la Tapa está declarada ya de Interés Turístico Andaluz.

Y hablando de setas ... este año estamos teniendo buena temporada en nuestra comarca.
Con la llegada de las primeras lluvias se aseguraba que esta temporada iba a ser muy buena en cuanto a recogida de setas.
En las zonas naturales de nuestra provincia y mas concretamente en nuestra sierra, tenemos un entorno perfecto para la proliferación de algunas de las setas más demandadas en el mercado, como son los níscalos, los boletus o la seta de cardo.
Hay que tener cuidado si no se conocen como es mi caso... y también recoger una cantidad inferior a 5 kilos según la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que solo autoriza la recogida de pequeñas cantidades de setas en los terrenos forestales de la provincia y siendo solamente para autoconsumo... hecho por el que la Junta ha decidido regular la recolección de manera que se evite recogida incontrolada... así que es habitual encontrar por la zona agentes de Medio Ambiente.

Estos níscalos en concreto los buscó mi suegro, estoy deseando acompañarlo la próxima vez para ver donde están y poder cogerlos, una experiencia que todavía no he tenido el placer de practicar... y que me hace mucha ilusión.
Ya ando preparando el cesto... y todo lo necesario para salir al campo y traer a casa mis primeras setas... de momento disfruto de las que nos trae él.


Invitada a comer y tras preparar la elaboración mi cuñado, se dispuso a repartir, por poco no puedo tomar la foto completa...
Y como es con móvil tampoco se podía hacer mucho más... pero he de decir que el arroz estaba de lo más delicioso.... éste hay que repetirlo...enhorabuena  cuñado te quedó de lo más sabroso.


Y ahora sí... vamos a repartir y comer de inmediato que se nos enfría...



Ingredientes

400 g de arroz
1 cabeza de ajos
1 pimiento rojo carnoso
1 tomate maduro grande
1/4 de judías verdes redondas
2 pimientos verdes asados
1 kilo de níscalos
caldo de verduras, doble que de arroz
aceite de oliva
sal
pimienta

Elaboración

Limpiamos las setas y las cortamos a trozos.
Troceamos el tomate o lo rallamos.
Cortamos el pimiento rojo en trozos.
Asamos los pimientos verdes enteros, si es en las brasas mucho mejor.
Ponemos una paella al fuego, o una cazuela baja y amplia, con 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva.
Echamos la cabeza de ajos entera, sin pelar.
Una vez caliente y que el aceite haya tomado el sabor del ajo, echamos el pimiento rojo troceado.
Sofreímos un par de minutos y ponemos el tomate troceado.
Removemos y agregamos las judías verdes troceadas.
Dejamos un par de minutos e incorporamos las setas troceadas.
Cuando el sofrito esté hecho agregamos el caldo de verduras y dejamos cocer hasta que las setas estén tiernas.
Ponemos el arroz, removemos para que quede bien repartido en la paella o cazuela y colocamos los pimientos asados entiros encima.
Dejamos que el arroz se cueza unos 18 ó 20 minutos.
No debemos mover mucho el arroz, más vale que sea la cazuela.
Apagamos el fuego y dejamos unos minutos reposar.
Listo para saborear este delicioso arroz con níscalos.

lunes, 22 de octubre de 2018

ALCALA LA REAL Y SU RECETA "SECRETARIA"

A las quedadas de comidas en cortijos o casas de campo en Alcalá la Real las suelen llamar "ir de guisos" que es estar un día de campo con amigos compartiendo comida y charla.

Como toda receta ésta también tiene su historia... y que os cuento en seguida.
Estando hace unos días en Alcalá la Real y en el inicio de una pausa para comer, llegó el camarero para decirnos que platos daban ese día...
"Cocido, sopa de picadillo, salmorejo andaluz, espárragos salteados, magra al ajillo, caldereta de cordero, o una de secretaria... "
cual confusa quedé cuando oí el nombre que no me sonaba de nada, ante mi ignorancia en cuanto al plato, pregunté que era... y entonces fue cuando me contaron que se trataba de un plato tradicional de Alcalá la Real.
Pues dicho eso... me pedí el susodicho plato para degustar tal placer de la zona... y saber en que consistía en sí el plato.
Y... a continuación me relataron con todo detalle la historia de la receta...

"Cuenta la historia popular que un grupo de personas a comienzos del siglo XX, entre las que se encontraba el secretario del ayuntamiento, quedaron para "ir de guiso" al campo, tenían pensado preparar arroz con pollo y verduras, pero una vez puestos se dan cuenta que se olvidaron del ingrediente principal... el arroz, 
la esposa del secretario, (que por aquel entonces se le llamaba por la profesión de su marido...secretaria) muy resuelta le dio rápida solución al dilema... hizo el sofrito como cuando se hace el arroz pero solo con las verduras estofadas... propuso que se comiera tal cual sin caldo y sin arroz, lo que el resto de comensales aceptaron, quedando finalmente el nombre del plato y al haberlo cocinado la mujer del secretario como "pollo a la secretaria"."

Así lo relataron y así es como presentaron allí el plato...
Tiene alguna variación al original, incluyendo carne magra en vez de pollo, espárragos, champiñones y trocitos de jamón... ya se sabe que cada cual le pone y le quita ingredientes según gustos o preferencias del cocinero.
He de decir que queda unas salsa muy rica y.. ¿quien no ha probado el sofrito que preparamos para hacer un arroz alguna vez...?
pues eso es, con un poquito más de salsa y quizás algún que otro cambio más.

Allí lo sirvieron así... las fotos son tomadas con móvil, de ahí que no hagan demasiada justicia... pero el sabor... "rico...rico".


Alcalá la Real es un municipio de la provincia de Jaén.
Su monumento principal es la Fortaleza de la Mota, conocido también como Castillo de Alcalá la Real.

Panorámica Ayuntamiento de Alcalá la Real y al fondo Fortaleza de la Mota
Foto Wikipedia

Con poco tiempo para disfrutar de todo lo que ofrece el municipio, comencé a caminar junto a Toñi, otra compañera, y ver lo que estaba cerca del casco antiguo.
El horario, a punto de cerrar las visitas, hizo que no pudiéramos contemplar la impresionante Fortaleza, que debe ser una maravilla y que en la próxima visita a Alcalá disfrutaré de ella.
Me quedo con las vistas desde fuera y parte de los monumentos del municipio... que son una preciosidad.
Poco menos de 15 minutos subiendo una cuesta de lo más empinada, con sus paradas correspondientes para descansar y tomar aire, se accede a la puerta principal de la Fortaleza... bien merece la pena el esfuerzo... aunque no llegáramos a tiempo de visitarla por dentro.

Prácticamente todas las calles suben hacia la Fortaleza... si pasáis por allí no dejéis de subir.. aunque ir temprano para poder visitarla... según me contaron se necesitan unas dos horas para recorrerla por dentro.


Fortaleza de la Mota, puerta principal de acceso.


Palacio Abacial
Museo Municipal


Iglesia de la Consolación
también conocida con el nombre de Santa María la Mayor



Calle Real, uno de los muchos ascensos que dan comienzo a la subida de la Fortaleza, diez minutos de subida en esta calle empinada, que si vas acompañado antes de darte cuenta estás arriba.



 Jardines de la Fortaleza de la Mota


En cuanto a la gastronomía de Alcalá la Real, como bien he dicho, uno de los platos típicos es el Pollo a la secretaria, un estofado de pollo (con su hígado) elaborado con salsa de tomate, champiñon, esparragos, guisantes...cocinado con los propios jugos de las verduras trituradas o majadas.
Por supuesto regado con su excelente aceite de oliva virgen extra.

Típica la ensalada de naranjas con bacalao, arroz caldoso, choto al ajillo, los potajes de habichuelas y garbanzos, migas de pan con torreznos... 

Tradicionales son también las "gachas dulces" con harina, garbanzos, aceite, pan, azúcar y leche o miel... los pestiños, roscos de vino, huesos de santo, hornazos, dulce de membrillo, pan de higo, polvorones, mantecados, arroz con leche y las papuecas*.
(*tiras de masa frita que se acompañaban con chocolate caliente)

Especialidades en hojaldres (Hojaldres de la Mota), almendrados, higos de la monja, milhojas y las tradicionales tortas de aceite, rellenas de nueces y pasas, de herencia musulmana.


                                                                         ----------------

El motivo de la visita a Alcalá la Real fue participar con la organización  en la prueba "2  RALLY CRONO ALCALÁ" que se celebraba ese fin de semana, puntuable para el Campeonato de Andalucía de Rally Crono.

Foto tomada dentro del coche nº 10

Vamos que me fascinó dar una vuelta en el recorrido de presentación de los coches participantes en esta Crono y que acompañé a Mercedes como copiloto en el coche Nº 10; mi Santo como Director de carrera.



Y ahora sí toca la receta de la Secretaria, 
                  con alguna variación de la original.

El plato se prepara en dos pasos.
Primero se fríe el pollo o carne en aceite.
Las verduras se sofríen también y luego majamos y unimos a la carne.
Segundo se estofan los trozos de pollo o carne con la salsa.



Ingredientes

carne magra cortada en trozos de bocado, o un pollo grande cortado en trozos, si es campero mejo
   (más el hígado del pollo si utilizamos esta carne)
2 hojas de laurel
2 cebollas
6 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
250 g de pimientos morrones en conserva
150 g de guisantes en conserva
500 g de tomate natural
taquitos de jamón serrano
champiñones cortados por la mitad
espárragos troceados, la parte tierna
aceite de oliva
pimienta molida
colorante o cúrcuma
azafrán
sal

Elaboración

Ponemos el aceite de oliva a calentar en una cazuela y echamos el jamón a trocitos.
Incorporamos el pollo troceado, el laurel y salpimentamos al gusto.
Una vez que esté el pollo frito le echamos el vino y dejamos reducir.
Ponemos los champiñones y los espárragos cortados.
Cocinamos a fuego suave.

En otra sartén sofreímos los ajos y la cebolla troceada, agregamos el higadito de pollo, unos pocos guisantes y la mitad de pimientos morrones.
Cuando todo esté bien pochado se saca de la sartén y se tritura o se maja con el azafrán.
Este majado lo añadimos a la cazuela del pollo o de la carne con un chorrito de agua y los tomates triturados.

Dejamos cocer hasta que la carne esté tierna y la salsa haya reducido.
Antes de terminar de hacer le añadimos la cúrcuma, los guisantes y los pimientos morrones cortados a tiras.

Cocinamos unos minutos más y terminamos de hacer.
Dejamos reposar y acompañamos con unas patatas fritas.