domingo, 11 de noviembre de 2018

CANELONES DE ROVELLONS CON BECHAMEL DE FOIE DE PATO

Esta entrada la quería hacer especial y por eso nada mejor que una delicatesen para el paladar,
por lo menos a mí me lo ha parecido...
unos "Canelones de rovellons con bechamel de foie de pato"
    para contaros mi experiencia como recolectora de setas....


Me hizo más ilusión que si me hubiesen regalado algo... estaba deseando ir a coger setas a la sierra y por fin llegó el día el pasado jueves...
Salimos en busca de los níscalos o rovellones que hubieran dejado aún sin recoger... (pues ya no quedan demasiados) nos dispusimos mi suegro, mi cuñado y yo... a buscar y coger tan preciado fruto...
si os tuviera que contar donde está el lugar... me sería imposible... pues recorrimos y recorrimos kilometros, bueno tan poco tantos...,hasta que mi cuñado nos llevó al lugar... el sitio en plena Sierra de los Filabres, que por cierto estaba preciosa...por las lluvias que habíamos tenido... y que tan poca agua nos cae en nuestra tierra.

Nos adentramos entre pinos y otros arboles en busca de tan preciado producto...


y en apenas unos segundos dimos con la primera seta comestible... bueno yo no conozco otra por lo que simplemente me dedique a recoger esta en concreto...
Después de que mi cuñado me diera la primera clase y aunque la teoría me la llevaba aprendida corté como debe ser mi primer niscalo...
Mirar que bonito... esperándonos estaba...


La gente no es consciente de lo generosa que es la naturaleza ofreciéndonos productos como éste... en varios sitios de la zona nos encontramos como si hubiesen pasado un arado... de esa manera no volverán a crecer las setas en ese sitio... que rabia me dio.

Después de andar y andar.... subir y bajar sierra... mirar y encontrar... tuve la suerte de llegar a casa con una cantidad mas que suficiente para preparar numerosos platos... mi cuñado cogió el doble que yo... pero claro él ya es un experto en esto...éstas son las de él...

Y estas las mías


Eso sí... llegué a casa como si me hubieran dado una paliza... y es que el sitio se las traía... menudas bajadas y subidas tuvimos que hacer... adentrarnos en la sierra hasta que la luz del sol empezó a caer... y al terminar... parar a disfrutar del paisaje que era espectacular...
el olor a pino... a humedad... a tierra... aire totalmente puro...
"olor... a naturaleza..."

Estoy más que satisfecha de esta primera vez...que me fue de maravilla y que a día de hoy ya he preparado diferentes manjares con estos níscalos de primera calidad... sin pasar por cámaras y desde la sierra a los fogones de mi cocina...
Ha sido para mí una experiencia inolvidable... aunque agotadora, que todo hay que decirlo... pero no hay nada como cocinar con lo que nos da la tierra y si es de esta calidad... mejor que mejor...

No se si esta temporada volveremos a salir a buscar mas setas... pero me apunto para la siguiente... gracias a mi suegro y cuñado hoy podemos disfrutar de este plato que es una verdadera delicatessen para el paladar.


"Canelones de rovellons con bechamel de foie de pato"

Como en todo plato de canelones, lo primero que hacemos es preparar el relleno para la pasta, mientras cocer la misma, como indica el fabricante y preparar la bechamel.
En este caso tanto al relleno como a la bechamel le he añadido foie de pato, que le ha dado un sabor espectacular.

Solo hay que ver como ha quedado, aunque el sabor gana mucho más que la vista... cada cucharada es un autentico manjar...


Totalmente delicioso...


Aquí presentado en mis platos de mármol... para rizar el rizo... 
   "que lujazo... de plato y de platos..."

Ingredientes

1 paquete de canelones, este tenía doce placas
400 ó 500 g de niscalos , u otro tipo de seta
1 cebolleta
la parte blanca de 1 puerro
1 diente de ajo
3 cucharadas de foie de pato, u otro al gusto
aceite de oliva
sal
pimienta molida
2 ó 3 cucharadas de bechamel
queso rallado parmesano, para gratinar

Bechamel

50 g de mantequilla
50 g de harina de trigo
600 ml de leche, o algo más si hiciese falta, a temperatura ambiente
2 cucharaditas de foie de pato, o de otro,al gusto
sal
pimienta molida
nuez moscada

Elaboración

Ponemos a cocer la pasta de canelones como indica el fabricante.
La que yo he utilizado solamente había que ponerla unos 5 minutos en agua caliente, luego se saca del agua, se escurre bien y se pone sobre un paño limpio.

Mientras hacemos el relleno.
Cortamos la cebolla pequeñita, el puerro y el diente de ajo.
Limpiamos bien las setas, lo mejor es hacerlo con un paño húmedo, retirando con cuidado la tierra que traen.
Nunca se sumergen en agua, pues además de que se le iría el sabor, absorberían agua.

Ponemos una sarten al fuego con un par de cucharadas de aceite.
Pochamos a fuego lento el ajo, la cebolla y el puerro. Salpimentamos un poco.
Añadimos las setas cortadas pequeñitas... dejamos que se hagan unos minutos.
Ponemos el foie en la mezcla y removemos hasta que esté totalmente integrado.
Reservamos la mezcla y cuando la bechamel la tengamos preparada le agregamos 2 ó 3 cucharadas y lo envolvemos todo bien.
Tiene que quedarnos un relleno cremoso.

Rellenamos con la mezcla las placas de canelones.
Cuando los tenemos todos con mezcla los enrollamos bien.
Cuando los coloquemos en la bandeja ponemos la unión en la parte de abajo, pegada a la fuente de horno.

Preparamos la bechamel.
Ponemos en un cazo al fuego la mantequilla.
Una vez que esté derretida añadimos la harina y dejamos que se tueste ligeramente. Removemos para que no se nos pegue.
Incorporamos la mitad de la leche que debe estar a temperatura ambiente.
Mezclamos bien y añadimos el foie, removemos todo el conjunto hasta que se deshaga el foie y a continuación echamos el resto de leche.
Salpimentamos al gusto y ponemos una pizca de nuez moscada.
Dejamos hacer la bechamel que debe quedar cremosa, pues luego espesa al enfriarse.
Si hiciese falta añadimos un poco más de leche.

En una fuente de cristal para horno ponemos una base ligera de bechamel.
Colocamos los canelones y cubrimos con la bechamel.
Espolvoreamos el queso y metemos al horno, que debe de estar caliente.
Yo lo puese a calentar unos 10 minutos a 200º.
Luego lo baje a 180º y metí la bandeja con los canelones.
Dejamos en el horno unos 25 minutos o hasta que veamos que están gratinados.

Sacamos y listos para disfrutar.
Como mejor están es recién salidos del horno, que es cuando la bechamel está mas cremosa.

Una experiencia que aconsejo practiqueis si es posible y lo tenéis a vuestro alcalce.

lunes, 5 de noviembre de 2018

FIDEUA DE MARISCO

Aunque este plato me recuerda más a fechas propias del verano, al ser un plato marinero, además de por lo ligero y por la aportación del marisco... siempre es apetecible en cualquier época, por lo menos a mi me lo parece.
Su elaboración es muy parecido a la paella y el día que más me apetece comerlo y disfrutar de su sabor es en domingo o días de fiesta... que es cuando más tiempo tenemos para saborearlo tranquilamente.
Sus ingredientes principales son fideo de pasta, caldo de pescado y mariscos y pescado variado y al gusto.
Se puede aderezar como la paella con limón, y con un alioli está estupendo.

Según Wikipedia... 
"la fideua surgió a raíz de que Gabriel Rodriguez Pastor, Gabrielo el del quiosco del Grau de Gandía, cocinero de una embarcación del puerto de Gandía, cambiase su receta del arroz a banda y en vez de ponerle arroz añadiese fideos a su caldo de pescado.
Este cambio se debió a que el patrón de la embarcación en la que trabajaba era un aficionado del arroz y muchas veces dejaba a sus marineros sin su ración correspondiente de arroz a banda, el plato que normalmente preparaba. 
Por este motivo el cocinero Rodriguez Pastor decidió cambiar el arroz por fideos.
Gustó tanto el invento culinario que se expandió por los restaurantes de la ciudad de Gandía, originándose así la fideua de Gandía."


El sabor es delicioso y en poco más de media hora se puede disfrutar...
si tenéis invitados quedaréis de maravilla.


Esta que he preparado es una forma de hacerla facilita... con un resultado muy rico.

Ingredientes: 2 ó 3 personas 

fideos para fideua, yo he utilizado los que llevan el agujerito pero podéis poner el fideo cabellín
            (unos 80 g por persona)
un buen puñado de almejas
8 mejillones
12 ó 14 gambas, si son grandes poner menos
2 ó 3 calamares, según tamaño
2 dientes de ajo
media cebolla
la parte blanca de un puerro
medio pimiento verde
tomate frito, 2 cucharadas soperas
pizca de cúrcuma
pizca de azafrán molido
pizca de pimentón
aceite de oliva
sal
pimienta molida

Elaboración

Ponemos las almejas durante media hora en agua con un poco de sal, para que suelte la arenilla. Luego las lavamos un par de veces y escurrimos, listas para utilizar.

Limpiamos bien los mejillones y los lavamos.
Los colocamos en una olla con un poco de agua. Ponemos en el fuego la olla hasta que se abran. Retiramos del fuego y reservamos.
El agua de la cocción la colamos para poner como caldo en la fideua.

Limpiamos los calamares, quitamos la tinta y la piel, y cortamos en trocitos o rodajas.
A las gambas les quitamos la cabeza y las cascaras, alguna las dejanis enteras.
Sofreímos las cabezas y las pieles, que hemos quitado a las gambas, en un poco de aceite.
Les echamos tres o cuatro vasos de agua y las cocemos unos 15 minutos.
Colamos el caldo resultante y reservamos.

Ponemos en una paellera un poco de aceite, como 2 cucharadas soperas.
Sofreímos en él las gambas que hemos dejado enteras, cuando tomen color las sacamos y reservamos, así el aceite habrá cogido sabor.
Cortamos la cebolla pequeñita, el ajo, el puerro y el pimiento todo troceado..
Sofreímos la cebolla un par de minutos en el aceite de sofreír las gambas y añadimos la demás verdura, todo a fuego bajo, que nos quede bien pochada. Salpimentamos ligeramente, pues los mariscos aportan sabor salado.
Incorporamos los calamares troceados. Dejamos unos 10 minutos.
Ponemos la cúrcuma, el pimentón y el azafrán, removemos para que se mezclen los sabores en el sofrito y añadimos el tomate frito.
Mezclamos todo bien. Cocinamos unos 5 minutos.

A partir de aquí... hay dos maneras de terminar la fideua.
Y el caldo que necesitamos es el doble que de fideos.
Lo suyo es sofreír la pasta un par de minutos... pero lo dejo a vuestra elección.

     Una es echar los fideos en el sofrito, dejarlos un par de minutos y poner el caldo caliente, que cubra la pasta... echar las almejas y poner las gambas casi al final... y colocar los mejillones con o sin concha.
Terminar de hacer hasta que la pasta quede al gusto, pero no debe quedar demasiado hecha... según indicaciones del envase de la pasta.

    Y otra es poner el caldo en el sofrito, dejarlo unos minutos, añadir las almejas, los fideos y las gambas al final de la cocción y los mejillones sueltos o con una cáscara donde está el mejillón.
Cocer la pasta hasta que esté al dente.
Tapar un par de minutos.

Y listo para disfrutar este plato.