jueves, 23 de junio de 2016

BIZCOCHO DE KUMQUATS O NARANJAS CHINAS Y REGALOS

Como me gusta esta entrada... y no es para menos... !!!
Es una entrada de lo mas deliciosa, pero además llena de regalos...
y es que esta semana no era ni era mi cumpleaños, ni mi día, ni celebraba nada de nada y sin embargo
me han regalado cosas que tanta ilusión me hacen
un tablero de mármol para una mesa de jardín, una bandeja y un plato de mármol, presiososssssss...
y unas naranjas chinas que es como más se cocnocen o kumquats que es su nombre. riquisimassss....
         Decoración para mis platos y comida para elaborar... que más puedo pedir....
el mármol mi hermano y la elaboración Jose, que es un trabajador que está con el en la fábrica...
el plato es monísimo y encima todo de mármol... con lo que me gusta.... la bandeja dice mi hermano que para unas gambas... no se si para ponerlas o para invitarle...jjjj... las dos cosas....jjjj,..
 el tablero para una mesa que tengo en el jardín... y que tenemos que estrenar ya mismo..y el platito para un aperitivo.....
mil gracias a los dos.... me ha encantado hermanito y Jose.... gracias....gracias y graciassss....!!! 
ahhhh y están haciéndome algunas bandejas más... lindísimasssss....

y las naranjas mi amigo Juan Fra... pero que ricas que están... nunca antes las había probado...
ya me ha dicho que en cuanto el árbol madure las siguientes me las regala también....
Muchísimas gracias Juan Fra por todo... las naranjas divinas....
bueno pues con ellas he preparado el bizcocho que os traigo hoy... una delicia....
si nunca habéis probado estas naranjas y las tenéis a vuestro alcance... probarlas... son exquisitas...
un sabor un poco agrio y dulce, se comen enteras, cuidando de quitarles las semillas, pues llevan más que naranja... y por lo demás con piel y todo...que ricas....
Pues si ya solas están buenísimas, en este bizcocho ni os cuento.... me ha encantado....
No hay nada más que ver el corte para saber lo rico que está....

Que paséis una feliz noche de San Juan ... !!! hay que lavarse la cara en el río o en la playa, para permanecer eternamente joven....Felicitades a todos los Juanes.... y buen fin de semana !!!


El  kumquat o también conocido como Naranja de la China es un fruto pequeño, alargado. que contiene semillas.
Se consume fresco con piel cuando están maduros. 
Como bien os digo, la piel es comestible, su corteza es dulce y el interior algo más amargo y un poco ácido, al contrario que el resto de los cítricos. Pero la mezcla es de lo más rica.
Pertenece a la familia de los cítricos, por lo que es rico en Vitamina C, potasio y ácido fólico.
Posee gran cantidad de fibra y tiene propiedades antioxidantes.
Es un fruto perfecto para la elaboración de mermelada y confituras o para aromatizar bizcochos o magdalenas. Ideal para sorprender a nuestros comensales.



Estos son alguno de mis regalos.... que bonitos ... el tablero está en el jardín...


                          Mil gracias a todos !!!

Ingredientes

3 huevos, mejor caseros
200 g de kumquats o naranjas chinas
250 g de harina de reposteria
200 g de azúcar
100 g de aceite de oliva
60 ml de leche o medio yogur natural o de naranja
1 sobre de levadura Royal
pizca de canela

chocolate para decorar
azúcar glas para decorar


Elaboración

Lo primero que hacemos es preparar las naranjas chinas.
Las lavamos, las secamos, las partimos por la mitad y les retiramos las semillas, mirar bien ya que contienen bastantes.
Encendemos el horno a 180º.
En un bol ponemos los huevos, el azúcar, el aceiate, la leche o yogur y los kumquats.
Trituramos con la batidora o robot de cocina hasta que veamos que queda todo bien mezclado y las naranjas en trocitos, no triturarlos completamente, para queden trocitos en el bizcocho como se aprecian en las fotos.
Tamizamos la harina con la levadura y la canela y lo añadimos a la mezcla anterior, envolvemos bien para que queden todos los ingredientes integrados.
El molde que vamos a utilizar lo engrasamos bien con mantequilla y echamos en él la mezcla del bizcocho.
Metemos al horno y horneamos 30 minutos.
Apagamos el horno y dejamos dentro el molde otros cinco minutos más, sin temperatura.
Sacamos del horno y dejamos enfriar.
Colocamos sobre una rejilla, una vez farío.
Decoramos al gusto, podemos ponerle azúcar glas por encima y echarle un poco de chocolate derretido como vemos en las fotos.
Queda un bizcocho de lo más rico.

lunes, 20 de junio de 2016

ALBONDIGAS EN SALSA DE ZANAHORIA

Últimamente me ha dado por las albóndigas y es que queda un plato con ellas de lo más delicioso,
la salsa  puede hacer que unas albóndigas no se parezcan a otras, así que sigo elaborando nuevas salsas... y la verdad que todas me parecen riquísimas....
Estas albóndigas las he preparado desde hace muchos años y es que siempre quedan divinas...
tiene peligro esa salsita porque no puedes parar de mojarla... por lo que para dieta dieta.... no se que decir....jjjj....
Pero lo que si os digo que se disfrutan muchísimo, con una cervecita quedan geniales, como aperitivo es ideal y si queremos hacer un plato completo, bien podemos cocer un arroz blanco para mezclar o hacer unas patatas fritas... eso al gusto.
Por aquí es uno de los platos que ocupan casi todas cartas de bares, pues es una de las tapas  más tradicionales de mi tierra... y eso.... por algo será....
Os invito a que las elaboréis ... os van a gustar segurísimo....
Pasad una feliz semana !!!


En esta ocasión la carne que le he puesto es de ternera y cerdo... pero podéis elegir a vuestro gusto



Ingredientes

Para las albóndigas
medio kilo de carne al gusto, mezclada, mitad ternera mitad cerdo, o de pollo o de cordero
una miga de pan
un chorrito de leche
2 dientes de ajo
perejil picado
1 huevo
una pizca de sal y pimienta
harina para rebozar las albóndigas
aceite de oliva para freír las albóndigas

Para la salsa
1 cebolla grande
1 diente de ajo
1 zanahoria grande o 2 medianas
medio vaso de vino blanco
pizca de pimentón
pizca de pimienta molida
aceite de oliva
1 vaso de caldo de carne o verduras
azafrán molido o colorante alimenticio

Elaboración


Lo primero que hacemos son las albóndigas, si las preparamos el día anterior mejor.
Mojamos una molla de pan en leche.
Troceamos pequeñito el ajo y perejil.
En un bol amplio ponemos la carne picada, salpimentamos y agregamos el ajo y perejil, el huevo sin batir y la molla de pan escurrida de la leche.
Mezclamos bien y dejamos reposar mínimo una o dos horas en el frigorífico.
Pasamos cada albóndiga por harina ligeramente.
Ponemos una sartén con aceite de oliva y freímos las albondigas. Sacamos y dejamos sobre papel absorbente.

En el mismo aceite de freír las albóndigas, pero colado, si es demasiado retiramos un poco, pochamos la cebolla cortadita, un diente de ajo y la zanahoria troceada. Salpimentamos un poco.
Una vez pochadas agregamos una pizca de azafrán molido y el pimentón. seguidamente echamos el vino blanco.
Dejamos evaporar el alcohol un par de minutos y agregamos medio vaso de  agua.
Cocinamos unos cinco minutos y trituramos la verdura.
Volvemos a calentar la salsa e incorporamos las albóndigas, Echamos el caldo, como un vaso y medio o dos.
Si no tenemos caldo podemos cubrir con agua y poner una pastilla de concentrado de pollo, pero siempre queda mejor con caldo.
Dejamos cocer a fuego suave durante una hora más o menos, hasta que quede una salsa espesita y jugosa.
Podemos picar un diente de ajo y perejil y añadirlo a media cocción.
Quedan unas albóndigas en salsa riquísimas.

viernes, 17 de junio de 2016

CARACOLES EN SALSA DE HIERBABUENA

Como me gusta cuando una receta trae consigo  historia, y si la preparación es de esas que pasan de generación en generación mucho más, esas recetas siempre salen buenas.
Resulta que Lorena una preciosa joven que está haciendo las practicas en mi trabajo, bueno termina ya la semana que viene, hija de una prima mía, el otro día, que grata sorpresa,  llego con un tupper y sabéis que contenía...???  comida claro... !!!
unos caracoles en salsa típicos de  Iznatoraf (Jaén) que se los había traído su novio Joaquín y que los elaboró la madre de él. Ana María López,  o sea su futura suegra.
No podía ser de otra manera que pedirle la receta para poder compartirla con todos vosotros... y no veáis lo ricos que estaban.
Ya sabemos que en cada región, pueblo, comunidad o casa se cocina de manera diferente.
Nosotros cocinamos los caracoles por aquí, en salsa como una fritada, sin embargo  éstos quedan caldosos y con un delicioso sabor a hierbabuena, también son típicos elaborados de esa manera no solo en Jaén sino en otras provincias de Andalucía.

Tengo que decir que tanto Lorena como Joaquín son unos chicos estupendos... encantadores,
a él le gusta la cocina como a su familia, todos los miembros tanto hombres como mujeres son unos cocinitas, que suerte...
No es para menos que darle las gracias a ellos tanto por la fuente de caracoles como por la receta que preparó Ana María y que le salieron... realmente deliciososssss.....
Mil gracias Lorena y Joaquín, os deseo lo mejor, ahhhh Lorena que sigas estudiando y preparándote para el futuro... un placer haber sido tu tutora.... un beso grandísimo para los dos.

Feliz fin de semana a tod@s !!!

La receta es típica de un pueblo de Jaén, Iznatoraf en la comarca de las Villas, sobre un pequeño cerro en la loma de Úbeda.
Es un pueblecito típico andaluz, en el que la belleza de sus calles con antiguas casas medievales, decoradas  con plantas, flores, macetas y fuentes evocan el esplendor de su pasado, 
Cuenta con unos 1.200 habitantes aproximadamente.
El casco antiguo de Iznatoraf fue declarado Conjunto Histórico-artístico en el año 2012..
Rebosante de calles estrechas por las que es imposible circular en coche.
Alberga un importantisímo patrimonio histórico, huellas arquitectónicas y artísticas como los restos de su fortaleza árabe que da nombre a la población.
Cuando me pasen alguna foto os la pongo.

Lorena destacaba de este precioso pueblo la tranquilidad y el cariño de sus habitantes y sus flores, muchas muchas flores y plantas decorando cada rincón de él.
Y ahora vamos con la receta, si sois de tan preciado bocado no os perdáis su elaboración.
Enhorabuena Ana María por esta deliciosa receta que preparáis en casa...



Estos caracoles en salsa quedan con bastante caldito, en algunos pueblos de Andalucía, después de comerse los caracoles se beben su caldo.


Os pongo la receta tal cual me la han pasado. En esta ocasión han utilizado caracoles pequeños.
Solamente tengo que deciros que si sois de este tipo de plato elaborarlos porque están riquísimos.

Ingredientes

caracoles
1 manojo de hierbabuena fresca
cebolla
tomate
guindilla al gusto
pimienta en grano
sal
aceite de oliva

Elaboración

Limpiamos bien los caracoles debajo del grifo.
Hacemos varios lavados con abundante agua fría.
Después se meten en una cazuela con agua a hervir a fuego lento hasta que el caracol saque el gajo.
A continuación los volvemos a lavar para quitarle bien las babas y la suciedad.
Volvemos a cubrirlos con agua limpia en una cazuela, esta vez los cocemos poniéndole un buen manojo de hierbabuena y un poco de sal.
Dejamos hervir y que los caracoles se cuezan un poco.
Mientras en una sartén echamos un poco de aceite de oliva y hacemos un sofrito con la cebolla, tomate, pimienta en grano y guindilla.
Partimos la cebolla pequeñita y la pochamos en la sartén, ponemos un poco de sal y la pimienta en grano, aproximadamente una cucharada.
Agregamos el tomate partido pequeñito y sofreímos también, ponemos una guindilla o dos, según nos guste más o menos picante.
Una vez que el sofrito esté hecho lo echamos en la misma cazuela de los caracoles. Removemos bien.
Dejamos cocer a fuego lento una hora para que tome sabor... rectificamos de sal y listo para degustar.

martes, 14 de junio de 2016

PATATAS AL HORNO CON AJO Y PEREJIL

Desde siempre he cocinado estas patatas en casa. Son tan sencillas que no da pereza prepararlas.
Suelo hacerlas cuando tenemos barbacoa ya que es un acompañamiento perfecto para las carnes a la brasa.
Debemos elegir unas buenas patatas ya que es el ingrediente principal de este plato, que con poco más tenemos una comida deliciosa...
Quedan tiernas y con el aroma que le aporta el ajo, perejil y el puntito del vino....
Podéis ponerle alguna hierba aromática más, eso va a vuestro gusto.

La patata es un excelente alimento para incorporar en nuestra mesa diaria, pudiéndola elaborar de diferente manera,
La podemos consumir a lo largo de todo el año y es apta para diabéticos o celíacos,
Es rica en potasio,, ayuda a proteger contra  enfermedades cardiovasculares al disminuir los niveles de colesterol malo y mantener las arterias libres de grasa.
El consumo de este tubérculo evita la formación de arrugas prematuras, da brillo y suavidad a la piel, ayuda a reducir signos de cansancio en cara y ojos.
Cocidas o asadas son un alimento prácticamente libre de grasas.
Y ahora después de conocer algunos de los beneficios de la patata... vamos con este plato que está realmente rico y es tan beneficioso para nuestro organismo....

Una manera deliciosa de tomar unas simples patatas asadas al horno. Espero que os gusten...
os la recomiendo, y el aroma al hornearse ni os lo cuento.... delicioso...
Feliz semana a tod@s !!!

He preparado un ajo casero para acompañar a estas patatas... le va divino al plato.



Ingredientes

Patatas de buena calidad de tamaño mediano y más bien alargadas
1 cabeza de ajos
1 ramillete de perejil fresco
aceite de oliva
vino blanco de buena calidad
un poquito de agua
sal
pimienta molida

Elaboración


Necesitamos patatas medianas, más bien grandes que pequeñas y alargadas. Lavamos bien las patatas y las secamos. No les quitamos la piel.
Cortamos las patatas a lo largo en tres piezas cada una.
Encendemos el horno a 180º.
Hacemos una picada en el mortero con el ajo y el perejil.
Dejamos un par de dientes de ajo para ponerlos laminados.
En una fuente de horno ponemos en la base un poco de aceite de oliva, sobre él colocamos las patatas.
Salpimentamos las patatas y echamos un poco de la majada sobre cada una.
Echamos un chorrito de aceite por encima de las patatas.
Entre los huecos de las patatas ponemos un poco de vino blanco, cuanto más bueno sea el vino mejor será el sabor.
Ponemos un poco de agua también, pero poca. Cuidamos de no quitar la picada de las patatas.
Si os gusta el pimentón podemos espolvorear un poco.
Metemos al horno la fuente y cocinamos hasta que las patatas estén hechas.
Al ser patatas un poco grandes tardarán más en hacerse, yo las tuve unos 40 minutos y las deje reposar dentro del horno unos minutos más.
Sacamos del horno y espolvoreamos con un poco de perejil picado.
Pero que olorcita más buena deja mientras se hornean.

Quedan muy tiernas y con un sabor riquísimo. Ideales para acompañar platos de carne o pescado.
Y si elaboráis un ali oli casero, ya ni os cuento lo ricas que están....