lunes, 9 de julio de 2018

PAN DE CALATRAVA PARA RETO COCINARTE

CocinArte... Pintura y Gastronomía.

A primera vista sé que la obra de arte que se muestra a continuación no tiene nada que ver con la elaboración que he preparado, pero cuando leáis el contenido de la entrada quizás si veáis que similitud puede tener.


No tengo demasiado tiempo, pues siempre ando liada en más de lo que puedo, pero os aseguro que con este Reto vais a disfrutar muchísimo.
La elaboración en la que había pensado en un principio, al final me ha sido imposible prepararla, previsora que es una y gracias a este dulce he podido participar.... seguirme...que os explico en que consiste.


Me he lanzado al vacío emprendiendo un nuevo proyecto en mi blog.
No se si podré participar cada mes, pues como os he dicho, no siempre tengo demasiado tiempo... intentaré estar el día 9 de cada mes para no faltar a la cita que nos propone María.


Maria, gestora del blog  In my little kitcken ha puesto en marcha este Reto basado en el arte pictórico.
Reto con un nombre directo y claro CocinArte " pinchando en el link  podéis ver la explicación del Reto, y si os animáis a participar allí os está esperando.

María propone cada mes un cuadro y el reto es interpretar esa pintura a través de una receta y plasmar lo que nos sugiere a cada uno.

Este mes el Reto está inspirado en un cuadro del barroco holandés,
el autor es Johannes Vermeer (Delft, 31 de octubre de 1632-15 de diciemre de 1675)
"LA LECHERA", óleo sobre lienzo, 44.5x41 cm Rijksmuseum, Amsterdam.



En sus cuadros están representados todas las clases sociales, desde los campesinos, el ambiente de tabernas, hasta la aristocracia y la burguesia culta y refinada.
La escena se caracteriza por su limpieza y sencillez compositiva.
La mujer que podría tratarse de una criada se sitúa en una esquina de la habitación bajo la ventana, está vertiendo una jarra de leche en un cuenco apoyado en la mesa donde encontramos un espléndido bodegón formado por unos bollos de pan, una cesta de mimbre y una espléndida jarra azulada.

En esta obra el pintor holandés consigue aunar con gran maestría la austeridad y sencillez con la belleza de una escena intimista.
Sin utilizar demasiados elementos, pero cuidando al máximo el detallismo en los objetos que aparecen.
Vermeer plasma un ambiente de sosiego y tranquilidad que se escapa de los limites del tiempo.



Inspirarte en una obra de arte es difícil, sobretodo comprender por los lectores o seguidores lo que se plasma.
Este cuadro me lleva a elaborar algo humilde, con productos como se pueden apreciar en el cuadro como el pan o la leche, y eso es lo que he hecho yo...
preparar una receta con estos productos, y aunque me vinieron a la mente varias recetas al final me decidí por un pan de calatrava...
una receta de lo mas humilde, de aprovechamiento y con un sabor suave y delicioso en boca.
Sencillez en su composición, como la obra del autor.

Los colores los interpreto de esta manera...
amarillo del dulce, como el vestido de la lechera y el azul, mantel individual,  como el mandil y el mantel de la obra...
lo demás imaginación que hay que poner...pues la obra es todo arte...


Un reto que me encanta y además se aprende mucho sobre arte.
Gracias por estas iniciativas, en las que al final todos aprendemos.


Aquí os dejo el enlace del recopilatorio de La Lechera-Vermeer, así podéis ver todas las delicias que han publicado

Recopilatorio CocinArte (La lechera- Vermeer) - In my little kitchen


Ingredientes

5 huevos, los míos camperos
2 ó 3 rebanadas de pan grande casero del día anterior
medio litro de leche entera
6 u 8 cucharadas soperas de azucar
ralladura de limón o cáscara de limón
canela
vainilla

caramelo líquido

Elaboración

En un molde tipo plunk cake ponemos caramelo liquido en la base.
Movemos bien el molde para que quede el caramelo untado por los lados del mismo.
Templamos la leche con la cascara de limón y la canela.
Añadimos el azúcar y removemos para que se integre bien en la leche.
Dejamos una media hora para que tome el sabor.
A continuación colamos la leche.

Le quitamos un poco de corteza al pan y lo cortamos en trozos grandes.
Encendemos el horno a 180º y metemos una bandeja un poco más grande que el molde para que quepa bien y le ponemos un par de dedos de agua, que luego cubra un poco menos de la mitad del molde plumk cake.
Ello será para cocinar el pan de calatrava al baño maría.

En un bol amplio echamos los huevos y batimos ligeramente.
Añadimos la leche poco a poco.
Aromatizamos con un poco de vainilla líquida, unas gotitas nada más.
En el molde donde tenemos el caramelo colocamos los trozos de pan.
Echamos un poco del líquido que tenemos batido y mezclado y dejamos unos cinco minutos para que empape la leche y se ablande el pan.
Seguidamente volvamos suavemente el resto de la mezcla.
Tapamos el molde con papel de aluminio para que no entre agua al hornearlo.
El agua, que tenemos dentro del horno y en una bandeja, debe de estar ya caliente.
Ponemos encima del agua el molde con la mezcla.
Cerramos el horno y cocinamos unos 50 minutos.
Quitamos el papel de aluminio y horneamos unos cinco minutos más.
Sacamos el molde del horno y dejamos enfriar.
Volvemos a tapar el molde y metemos en el frigorífico, lo ideal es dejarlo de un día para otro.
Sacamos del frigo y volcamos sobre una bandeja.
Decoramos al gusto, con frutas, nata....
Cortamos porciones y listo para disfrutar de un postre suave y delicioso.

jueves, 5 de julio de 2018

TORTILLA CON ATÚN Y BECHAMEL

En un principio no pensaba poner esta entrada ahora... pues las clases ya han terminado e iba directa a la universidad...
quería darle alguna receta a mi estudiante un poco diferente, además de explicársela, por el blog la podía consultar cuando le hiciese falta...o le apeteciera prepararla.
Espero que en el próximo curso la cocine algún día, aunque yo se la prepararé antes... aprovechando la época de vacaciones caerá seguro.

La verdad que para ser una tortilla francesa con atún...
y llevar esa salsa bechamel... muy ligera...que digamos no es...
Yo quería proponerla para la campaña operación bikini...pero en vista de ese gratinado que lleva... muy de esta operación no va a ser...
Ahora rica.... lo que se dice rica...está riquísimaaaaa...
Una receta sencilla y con un resultado delicioso.
La receta se la vi a Masito y desde entonces me quedó memorizada....
Hoy por fin ve la luz... así que si os animáis... ahí la tenéis...
Buen provecho !!!


No os podéis imaginar lo deliciosa que está recién salida del horno...
ese gratinado es exquisito...


Hace tiempo quería mandarle a Concha una tortilla para su club... y aunque pensaba mandarle una mas ligera... en vista del resultado tan rico... no podía dejar de llevársela para que todos puedan disfrutarla...
espero que a Concha le guste tanto como a nosotros...
ésta es la primera que mando al "club de la tortilla perfecta"... aunque ya tengo alguna que otra para enviarla en breve.
Espero que entre en el club... pues cariño le he puesto... y rica está...


Aquí os dejo las fotos de los pasos antes de hornear las tortillas



Ingredientes
Para dos personas

4 huevos L, los míos camperos, 2 por cada comensal
2 latas de atún en aceite, 1 para cada tortilla
un poco de aceite de oliva
2 lonchas de queso para fundir
dos cucharadas de tomate frito soperas
sal y pimienta blanca
35 g de mantequilla
35 g de harina
300 ml de leche, mejor entera
queso rallado para gratinar, yo 4 quesos

Elaboración

En primer lugar hacemos las tortillas.
Escurrimos bien el atún de su aceite.
Batimos 2 huevos en un bol, una vez batidos les echamos una lata de atún escurrida. Mezclamos bien.
Ponemos una sartén mediana con una cucharada de aceite de oliva y cuando esté caliente echamos el huevo batido con el atún.
Cuajamos un par de minutos por un lado y le damos la vuelta.
Procurar que nos quede  bien redondita.
Sacamos la tortilla a un plato y le colocamos una loncha de queso encima.
Dejamos templar un poco, y enrollamos con cuidado la tortilla, si vemos que no se nos queda redonda, le pinchamos dos palillos, uno a cada lado, para conservar la forma.
Hacemos lo mismo con la segunda tortilla.
Preparamos la bechamel.
En una sartén mediana ponemos la mantequilla, la dejamos derretir al fuego, cuidado de no quemadla, y echamos la harina de trigo.
Movemos y mezclamos bien hasta que tome color y quede ligeramente tostada.
Retiramos del fuego y echamos un poco de leche, removemos con una cuchara de madera y seguimos añadiendo el resto de leche.
Una vez incorporada toda en la sartén, volvemos a poner en el fuego hasta que espese la salsa.
Añadimos una cucharadita de queso rallado y dejamos que se funda.
Una vez que tengamos hecha la bechamel la retiramos del fuego.
No debe quedar muy espesa.
Colocamos las tortilla en un plato que pueda ir al horno.
A  continuación ponemos tomate frito encima de cada tortilla.
Cubrimos con bechamel y espolvoreamos queso por encima.
Metemos al horno a 220º, solo parte de arriba, y dejamos gratinar unos minutos.
Yo lo he tenido unos 8 minutos en mi horno, pero estar pendientes y cuando veáis que se ha gratinado sacarlas.

Comer recién salidas del horno... pues están deliciosas...