domingo, 19 de noviembre de 2017

POLLO EN PEPITORIA

Le tenía ganas ya a este plato que queda de lo más rico...
Y aunque lo he preparado en numerosas ocasiones todavía no estaba entre las recetas de este blog.

El pollo en pepitoria es uno de los guisos españoles más tradicionales... un gran clásico entre los guisos caseros y sencillos de pollo, la salsa se enriquece con un majado de yema de huevo duro, pan tostado, almendras fritas y azafrán.
Cuando se hace así, el plato recibe el apelativo "en pepitoria".
Tradicionalmente la pepitoria se preparaba con gallina pero hoy en día es más habitual preparar este plato con pollo.
La creencia popular menciona que es originaria de la cocina árabe y que dejó esta influencia en la preparación de algunos platos de aves.

La mejor guarnición para mí son unas buenas patatas fritas...
aunque cada cual puede acompañarlo con lo que más le guste. El reposado le va divino.
Feliz semana a tod@s !!!
El plato se decora con un poco de perejil picado y la clara de huevo cocido también picadita...


Perdonar la ausencia en mi blog y en los vuestros, pero estoy con un proyecto que pronto verá la luz y que lo contaré también en este blog, para haceros participes de él... 
espero que lo disfrutéis como lo estoy haciendo yo... muy pronto lo veréis.

       Y ahora os dejo con la receta... tomad buena nota y disfrutar de ella...

Ingredientes

1 pollo troceado
1 cebolla grande
2 ó 3 dientes de ajo
2 huevos
un puñado de almendras crudas
unas hebras de azafrán
2 rebanadas de pan
150 ml de vino blanco
1 vaso de caldo de pollo
aceite de oliva
sal
pimienta molida

Elaboración

Cocemos los huevos unos 12 minutos en agua. Quitamos del fuego, sacamos del agua y reservamos.
Si optamos por hacer caldo de pollo...
Para hacer el caldo...
En una cazuela ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva, sofreímos unas carcasas de pollo y un puerro troceado. Una vez que esté tostado todo, sin tostarlo mucho, echamos agua hasta cubrir todo y cocemos unos 35 minutos, primero a fuego fuerte y a los cinco minutos a fuego suave.
Quitamos la espuma que se hace al principio del cocinado.
Dejamos reposar el caldo tapado mientras preparamos el pollo frito y las verduras.

En una sartén con fondo ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva, allí sofreímos las dos rebanadas de pan, las almendras y el azafrán.
Las almendras las podemos tostar sin aceite también... yo en mi caso las he puesto en el aceite.
Sacamos y las ponemos en el mortero o vaso de la batidora junto al pan, y el azafrán tostado, agregamos las yemas de huevo duro y trituramos todo, con ello ya tenemos el majado para nuestra salsa.
Troceamos el pollo y le quitamos la piel, no hay que dejar los trozos demasiado pequeños, lo salpimentamos y lo freímos por todos lados.
Sacamos la carne de la sartén y la reservamos.
Troceamos la cebolla pequeñita.
Añadimos los dientes de ajo aplastados a la cazuela con un poco de aceite de freír el pollo.
Echamos la cebolla troceada junto a los ajos y sofreímos a fuego suave unos diez minutos o hasta que la cebolla este bien pochada y blandita.
Añadimos el pollo, el majado que teníamos reservado y el vaso de vino a la cazuela.
Cocinamos unos 5 minutos hasta que se evapore el alcohol del vino.
Añadimos el caldo de pollo o en su caso agua a la cazuela, la cantidad hasta cubrir el pollo, pero sin pasarnos.
Cocinamos unos 30 ó 40 minutos o hasta que la carne quede tierna y la salsa espesa.
Dejamos reposar un par de minutos y listo para degustar este sabrosísimo plato de Pollo en Pepitoria.
Emplatamos poniendo por encima un poco de clara troceada y perejil picado.
Podemos acompañarlo con patatas fritas. 
Espero que lo disfrutéis...

lunes, 30 de octubre de 2017

QUICHE DE CHAMPIÑONES Y BEICON

Hoy os traigo una quiche de lo más deliciosa... rellena con champiñones naturales y beicon.

Para quien no conozca la quiche, os diré que es una tarta salada elaborada sobre una masa quebrada, a la que se vierte una mezcla batida de lácteos, normalmente nata, y huevo, aromatizada con pimienta y nuez moscada y normalmente se le incluye también queso.
El origen de la quiche se encuentra en la región de Lorena, en el noreste de Francia, de donde proviene la más famosa de todas las variedades... la quiche Lorraine.
La receta original solo lleva huevo y nata, aunque hoy en día es común incorporar queso y beicon...considerándola igualmente quiche Lorranine.

La quiche admite infinidad de ingredientes... salmón, espinacas, calabacín, jamón, setas, champiñones, cebolla, puerros, y muchísimos ingredientes más....cada uno aportará un toque distinto a nuestra quiche.
Importante es cocinar el ingrediente y escurrirlo bien de todo líquido surgido de ese cocinado.
La proporción más adecuada es usar 3 huevos por 200 ml de nata líquida para cocinar.
Si ponemos queso, éste debe fundir bien, yo le he puesto una mezcla de 4 quesos.
Para que nos quede una quiche jugosa  debemos tener en cuenta no poner demasiada alta la temperatura al hornearla.
Si preparáis la base en casa, o sea la masa quebrada, ya la bordáis...
la mía era comprada y el sabor varía un poco, pero para ir con un poco de prisa va bastante bien.
Mi molde era demasiado grande por lo que no tiene demasiada altura la quiche... aún así he de deciros que estaba deliciosa.
Feliz Semana !!!
En esta ocasión hemos disfrutado de un relleno sencillo pero que aporta un sabor riquísimo...
Si no habéis elaborado ninguna vez quiche, ahora es el momento.

Ingredientes

1 masa brisa
media cebolla
puerro, la parte blanca
1 bandeja de champiñones, unos 200 g
1 brik de beicon en tiras, unos 100 g
aceite de oliva
3 huevos, los míos caseros
200 ml de nata liquida
queso rallado 4 quesos, unos 150 g
sal
pimienta molida
una pizca de nuez moscada

Elaboración

En primer lugar encendemos el horno a 180º.
Ponemos la masa brisa bien acoplada y con su papel de hornear en el molde elegido.
Subir bien los lados, para que no se os bajen, a mí se me fueron un poco.
Pinchar un poco la base y los lados con la punta de un tenedor.
Poner papel de hornear sobre la masa y colocar algo de peso para que no suba, unas legumbres.
Una vez el horno caliente, unos diez minutos, metemos el molde con la masa brisa.
Horneamos diez minutos. Sacamos y dejamos enfriar. Reservamos.
En una sartén ponemos un pco de aceite y pochamos la cebolla y el puerro, que tendremos cortadito.
Salpimentamos un poco.
Limpiamos bien los champiñones y los cortamos en laminas.
Echamos los champiñones en la sartén y los cocinamos unos 4 minutos.
Agregamos el beicon y cocinamos unos minutos más.
Apartamos del fuego la sartén.
En un bol ponemos los huevos y los batimos bien, incorporamos la nata y salpimentamos ligeramente, añadimos un poco de nuez moscada.
Vertemos el batido a la sartén con el sofrito y mezclamos todo bien.
Echamos la mezcla sobre la masa horneada y cubrimos con el queso rallado.
Metemos el molde al horno y cocinamos unos 40 minutos, según horno y hasta que veamos que está doradita la quiche.
Sacamos y dejamos unos 5 minutos reposar antes de servir.
Podemos comerla caliente o fría, está riquísima de cualquier manera.

domingo, 22 de octubre de 2017

GACHAMIGA Y LAS SIERRAS DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS

Como añoro esos momentos al mirar las fotos que os muestro hoy.
Bueno, tan poco ha pasado tanto tiempo...pero añorarlos los añoro.
En nuestros viajes compartidos con los niños pudimos disfrutar de un fin de semana al aire libre, respirando aire limpio en plena naturaleza... levantándonos sin prisas,.. comiendo sin tener que mirar el reloj... visitando  lugares maravillosos... disfrutando con buenos amigos y viviendo lo que algún día nuestros hijos, al igual que nosotros recordaremos con gran emoción.
Nuestro viaje dio para mucho... el lugar elegido nuevamente...
Arroyo Frío, una pedanía de la Iruela , ubicada dentro de la Sierra de Cazorla.

El Parque natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas....
es un espacio natural situado en la provincia de Jaén, el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa.
Está declarado como Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde 1983, como Parque natural desde 1986, así como Zona Especial Protección para las Aves desde 1987.
Toda su belleza paisajistica y riqueza biológica se unen haciendo de su entorno una de las zonas naturales más visitadas de toda España.

La gastronomía de esta zona es variada y ofrece una serie de comidas típicas en las que podemos destacar la Gachamiga, que son a base de harina con agua, un poco de aceite, sal y unos ajos,  algunos les ponen patata a la elaboración . Se suelen comer en la propia sartén y siempre acompañadas de diversos productos al gusto, pimientos secos y fritos, chorizo, tocinillo, morcilla, aceitunas, rábanos y dependiendo la temporada de melón, cerezas, granadas, uvas y otras frutas de la zona.
Otros platos de la zona son ajoharina,un plato realizado a base de harina, ajos, pimientos, patatas, tomates, agua, sal y pimentón; talarines o andrajos, que son finas tortas de masa de harina con agua y sal y se guisan con carne de liebre, conejo y níscalos, con aroma de la hierbabuena.
El Rin_Ran que es un puré frío de patata y pimientos rojos secos con aceitunas y aderezado con cominos.
Y comidas más especificas locales como el ajo-pan, ajo-papas, y ajo-aserraores.
Cabrito al ajo cabañil y ciervo guisado...
En cuanto a su repostería destacar los roscos de baño, roscos fritos, borrachuelos, merengue, gachas dulces, pestiños, flores de lis...
Cabe destacar de la tierra su excelente aceite de oliva virgen extra y la gran selección de miel de la zona.
Estos son algunos de los platos que hacen rica la gastronomía de esta sierra.

Si os gusta viajar y conocer los rincones tan bonitos que tenemos en Andalucía apuntaros a este viaje porque no solo vais a conocer un maravilloso lugar sino también su deliciosa gastronomía... carne de monte... gente hospitalaria, agradable y cariñosa, costumbres y todas las rutas que nos ofrecen estas Sierras.
Una excursión altamente recomendable para disfrutar al máximo de la naturaleza y tener contacto visual con  su fauna y flora...
     "La Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas... un auténtico paraíso interior."

La jornada comenzó con un paseo en tren...en el Parque Cinegético,  que se visita mediante visita guiada en tren turístico por un recorrido de 5 km. donde pudimos ver animales en semilibertad dentro de un paraje natural.
El último vagón era el nuestro, y la verdad que se notaba...pues además de completarlo con todos los que eramos no parábamos de reír... vamos que llevábamos a todos los pasajeros bien entretenidos.... sobretodo cuando comenzamos a comentar todos los platos que teníamos preparados en la casa para cuando volviéramos a la hora de comer... a algunos pasajeros les pusimos los dientes largos, como se suele decir, y no dudaron en comentar pues se les hacía la boca agua... fue una ruta de lo más divertida.

Además de conocer toda la fauna y flora del lugar también tuvimos la oportunidad de ver gran cantidad de ciervos, gamos, muflones, cabras montesas, ardillas, jabalis ... y conocer de primera mano el hábitat donde viven.

Un recorrido donde disfrutamos muchísimo de todos los animales que pudimos ver... y que teníamos a tan solo unos centímetros de distancia... algunos incluso se nos acercaban al tren.


Increíble estar en plena naturaleza y en el corazón de esta sierra...
                   "la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas"


Nada más agradable para la vista que recorrer  y conocer la zona... desde este mirador se podía ver el Embalse del Tranco.
Un paisaje maravilloso....

Cualquier rincón enamora la vista...


No hay lugar por donde pasáramos que no mereciera la pena parar para disfrutar de todo lo que nos ofrecía la naturaleza....
Dirección al Pantano del Tranco visitamos La Torre del Vinagre, un museo de caza con varias salas donde podemos documentarnos sobre el ecosistema del Parque, cada sala tiene una temática distinta.

A lo largo de la mañana además de visitar parte de la zona, no faltaron los paseos a caballo otra de las actividades practicadas por los más jóvenes..


Seguimos disfrutando en grupo de otra actividad en plena naturaleza y al aire libre...  la tirolina

     ... y es que esta Sierra ofrece grandes posibilidades para practicar todo tipo de deporte....
dirigidos a grupos de amigos o familia...

Después de una gran mañana de aventuras al aire libre y al llegar de nuevo a la casa que teníamos en Arroyo Frío, bueno si se puede llamar así... una Casa Rural  o casona de lo más confortable, grande y con todas las comodidades para pasar un fin de semana o unas vacaciones en plena naturaleza, cuenta además con gran espacio alrededor de la finca por lo que nosotros al tener la suerte de disfrutar de buen tiempo lo utilizamos para comer fuera... todo un lujo... sonidos de algunos animales que se oían y veían por allí...si queréis más detalles de esta Casa Rural solamente tenéis que pedírmela... os va a encantar... y vais a disfrutar muchísimo...

En el centro del pueblo todo estaba preparado para el concurso de Gachamiga, era su segunda edición y casualidad que la celebración se llevara a cabo el fin de semana que habíamos escogido...
Yo, claro está, derechita a ver lo que allí se cocía....que fue mucho...y aquí os lo muestro.

Todo comenzaba a primera hora de la mañana...
Las pequeñas hogueras se encendían para la elaboración de este plato que lleva su buen rato... no solo hay que hacer la Gachamiga, sino que hay que freír y preparar todo el acompañamiento.
A ritmo ya de música se ponían esas grandes sartenes sobre el fuego.
Las tajas que se preparaban para acompañar estas Gachamigas se cortaban y era lo primero que se preparó... las mesas para el concurso comenzaban a llenarse de deliciosos productos típicos de la zona...
madre mía que pinta tenían esas mesas... y a esa hora, se hacía la boca agua...
Una vez elaborado todo el acompañamiento... comenzaba la preparación de dicho plato.... protagonista en este concurso. Mas abajo os dejo la receta.
Una vez estuvo todo preparado el jurado pasó a valorar no solo el sabor de estas Gachamiga sino de todo el acompañamiento y la exposición del conjunto...
Después de saber el nombre del ganador, comenzó lo mejor, degustar todo lo que allí se preparó...
una vez terminada la comida...a bailar al ritmo de la buena música, comer uno que otro dulce de la zona y tomar alguna que otra copita...
Durante la tarde-noche se preparó una gran hoguera, se asaron castañas y se pudo comer carne a la brasa...todo amenizado con buena música y con algún que otro concurso como fue la berrea de ciervo... lo que pudimos reír...

Agradezco a todas las personas que allí estaban y que me acogieron como si fuese una más del lugar,
estuve moviendo esas migas, ví como las personas mayores preparaban sus sartenes y volteaban sus migas además de todo el acompañamiento que allí pusieron, y como no...degusté esas deliciosas Gachamiga que prepararon con tanto cariño y que para mí hubiera sido de lo más difícil decidir quien hubiera ganado porque realmente todas estaban deliciosas.

Mirar que mesas preparadas con todo tipo de acompañamiento de productos de la zona y vestidos con sus trajes típicos...ahí podemos ver toda una generación... madre, hija, nietas y biznieta... el abuelo estaba con la sartén terminando de preparar el plato principal y con el que participaban en este concurso...


Lo que se monta allí en este concurso... no falta detalle... comida...baile...concursos...
hoguera durante la noche... una fiesta para disfrutar junto a los vecinos de Arroyo Frío...
que acogen al turismo de lo más cariñosamente... Gracias a tod@s !!!

Y aquí os dejo una receta de Gachamiga que me dio uno de los participantes, eso sí, a escala de casa.

Ingredientes

2 cucharadas de harina de trigo
1 vaso de agua templada
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
2 dientes de ajo
sal
2 patatas, opcional

Elaboración

En un recipiente mezclamos la harina, el agua y la sal.
Debe quedarnos una masa algo líquida.
Ponemos el aceite a calentar y sofreímos los ajos pelados y cortados en dos.
Cuando estén doraditos os sacamos de la sartén y echamos la masa que teníamos preparada.
Con una rasera o cuchara de madera movemos la masa en forma de círculos, si vemos que se nos pega en el fondo añadimos un poquito más de aceite.
Vamos removiendo hasta que veamos que se han dorado las migas.
Con esta cantidad no será mucho más de media hora.
Si decidimos poner patatas las freímos al principio, cortado tipo panaderas, las pochamos y sin que se nos doren demasiado, a continuación, echamos la masa de la Gachamiga... lo demás siguiendo los pasos anteriores.
Al mezclar las patatas e ir haciéndolas con la Gachamiga se van rompiendo hasta que se integran por completo y no se aprecian a la vista, pero le da un sabor riquísimo a la preparación.
Para la guarnición podemos poner chorizo y morcilla cortada en rodajas gruesas y fritas, pimientos verdes fritos, panceta cortada en taquitos frita, pimientos rojos secos fritos, chistorras, queso curado, boquerones fritos, aceitunas, uvas, melón...
                                               -----------------------------------
                                                       Y hasta aquí todo contado.
               Hicimos un viaje, que tanto nosotros como nuestros hijos no olvidaremos...

Espero que os haya gustado y que visitéis algún día, si no lo habéis hecho ya, esta Sierra...
                             La Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas.

lunes, 16 de octubre de 2017

PECHUGA SOBRE PIQUILLOS CARAMELIZADOS Y BECHAMEL

Quien dijo que comer pollo es aburrido.
Todo es cuestión de combinarlo con productos diferentes y de acorde a nuestros gustos.
Hay infinidad de recetas preparadas con este tipo de carne, que es de lo más versátil  y elaborada de cualquier forma siempre tendremos un buen resultado.
Bien podemos preparar un plato con pollo cualquier día de la semana o del año, y si añadimos un ingrediente tan rico como son los pimientos del piquillo el resultado será de lujo, digno para sorprender a tus invitados....
Este plato lo podemos elaborar y quedar bien en cualquier celebración, delicioso resultado y poca dificultad... que más se puede pedir.
Una receta exquisita  y un sabor exquisito aportado por los pimientos del piquillo caramelizados y una suave, sabrosa y ligera bechamel.
Si os animáis contármelo.... e incluso mandarme una foto y la pondremos en esta entrada también.
Feliz semana !!!

Si te gusta el sabor de los pimientos del piquillo, entonces tienes que degustar este sabrosisimo plato donde los sabores se funden, obteniendo un resultado de lujo para el paladar.


En la foto podemos ver alguno de los pasos de esta elaboración.


Esta receta la vi en una revista, no recuerdo el nombre, en su sección dedicada a la gastronomía sencilla y con pollo.

Ingredientes

1 bote de pimientos del piquillo de calidad
2 pechugas de pollo, o lo que es lo mismo, una pechuga entera
aceite de oliva
sal
pimienta molida
2 cucharadas de azúcar blanca
medio vaso de vino dulce

Bechamel

2 cucharadas soperas de mantequilla o aceite de oliva
2 cucharadas soperas de harina de trigo
600 ml de leche o un poco más
sal
una pizca de pimienta molida
una pizca de nuez moscada

Elaboración

Si no tenemos las pechugas fileteadas lo hacemos, pero sin dejarlas demasiado finas. Reservamos.
Preparamos la bechamel.
En una sartén ponemos la mantequilla para que se funda, una vez caliente echamos la harina y la tostamos un poco, salpimentamos un poco, cuando veamos que toma color vamos incorporando la leche templada poco a poco y sin parar de remover.
Vamos añadiendo la leche poco a poco y seguimos removiendo hasta que obtengamos una bechamel ligera, salpimentamos de nuevo si vemos que es necesario y ponemos una pizca de nuez moscada.
Reservamos.
A continuación preparamos los pimientos caramelizados.
En una sartén ponemos los pimientos del piquillo cortaditos, el vino dulce y el azúcar.
Dejamos a fuego suave hasta que se caramelicen. Removemos de vez en cuando.
Colocamos los pimientos caramelizados como base en una fuente de horno. Reservamos.
En otra sartén ponemos una cucharada de aceite y sellamos las pechugas, vuelta y vuelta con un poco de sal y de pimienta molida.
Una vez sacadas de la sartén las vamos colocando sobre la base de pimientos, procurar no montar unos filetes sobre otros.
Cubrimos con la bechamel toda la carne y echamos un poco de pimienta molida por encima.
Metemos la fuente al horno y cocinamos unos 20 minutos, hasta que quede con colorcito dorado.
Sacamos del horno y listo para degustar este sencillo pero sabroso plato.