GURULLOS CON CONEJO

 Los gurullos son un plato tradicional almeriense.

En el interior de la provincia suele prepararse con carne, mientras que en zonas de costa lo suelen preparar con jibia.

Como todos los platos tradicionales cada familia le da su toque siempre a gusto de sus comensales, por lo que puede haber alguna diferencia entre unos platos y otros.

Lo principal de este plato son los gurullos, una masa de harina, agua y sal, se mezclan hasta obtener una masa que se puede manejar bien se hacen unos rulos tipo fideos largos y se van cortando como si fuesen granos de arroz un poco mas largos.

Luego se dejan sobre un paño de lino o algodón y se espolvorean con un poco de harina, se dejan secar un par de días y listos para incorporarlos a nuestro guiso.

Hay quien los echa en el guiso frescos, recién hechos, por lo que el tiempo de cocción varia un poco.

Si los dejamos secar aguantan bien algún tiempo, como ocurre con las pastas secas comerciales.

Hacer gurullos es todo un arte, hoy día hay pocas personas que se dedican a prepararlos pero merece bien la pena hacerlos pues el guiso queda exquisito.

En la provincia de Almería una empresa ha comercializado esta pasta, que puede valer para este plato pero que nada tiene que ver con el resultado con los gurullos caseros. Esa empresa es La Catalana.

Los gurullos tradicionales se preparan con conejo, liebre o perdiz, pero hay personas que estos tipos de carne no les gustan por lo que podemos sustituir por costilla, o por carne de pollo.

Hay un dicho en mi pueblo que dice:  "Los fideos mal guisaos y bien reposaos" y es verdad, no hay que dejarlos demasiado cocidos, y como es natural a este guiso le sienta de maravilla el reposo, no quedaran tan caldosos como en el momento de hacerlos pero ricos, si caben más aún.


Momento del sofrito, le he puesto conejo y costilla (a gusto de mis comensales)


Los gurullos secos y hechos de forma tradicional


El pimiento seco rojo frito y los ajos

Las verduras frescas


El tomate rallado


El guiso terminado


Ingredientes para 4 personas

250 g de pasta de gurullos seca

medio conejo partido en trocitos

costilla troceada, 2 o 3 trozos/persona


Para la picada

1 pimiento seco rojo

2 dientes de ajo, para sofreír

1 diente de ajo crudo

un poco de perejil fresco

sal

medio vaso de agua


Para el sofrito

1 cebolla

1 pimiento verde tipo italiano

2 dientes de ajo

2 tomates maduros

2 pimientos verdes asados ( se ponen casi al final)

aceite de oliva virgen extra

pimienta molida

sal

azafrán en hebras


Elaboración

Cortar la carne elegida en trocitos y picar todas las verduras, cebolla, pimiento verde, tomate.

Ponemos una cazuela con un par de cucharadas de aceite y freímos dos dientes de ajo y el pimiento rojo seco.

Sacamos del aceite y lo ponemos en un mortero o en el vaso de la batidora junto con el perejil, el azafrán, un diente de ajo en crudo sin el germen, una pizca de sal y medio vaso de agua.

Trituramos todo junto, yo en la batidora, y si no os gustan los trocitos que queda del pimiento choricero o seco, lo pasamos por un colador, ponemos un bol y sobre éste presionamos bien para que escurra todo lo posible. Reservamos para después añadirlo al guiso.

En la misma cazuela, de freír el pimiento seco, doramos la carne con una pizca de sal y pimienta. 

Una vez sofrita la carne incorporamos la cebolla y 2 dientes de ajo,  pochamos un poco a fuego suave y agregamos el pimiento verde troceado, removemos y dejamos un minuto, al final ponemos el tomate, yo lo he rallado para ponerlo.

Ponemos unas hebras de azafrán, así se tostarán un poco, dando sabor y color al guiso.

Sofreímos todo durante 15 minutos más o menos.

Cuando tenemos nuestro sofrito hecho incorporamos el majado colado que tenemos reservado, mezclamos todo bien y ponemos abundante agua, como cuatro veces la cantidad de gurullos, ésta pasta absorbe más que el arroz, y nos tiene que quedar un guiso caldosito. Si hiciese falta ponerle más agua cuando estamos cociendo la pasta... hervimos agua y se la añadimos bien caliente.

Al guiso le ponemos la patata partida en trozos (chascada).

Cocemos unos 20 minutos más todo junto y cuando falten un poco para que estén cocidas las patatas le añadimos la pasta de gurullos, a mí me han tardado como 12 o 15 minutos en cocerse, nos tiene que quedar una pasta tierna pero sin pasarnos en la cocción, si la vamos a consumir al día siguiente seguirá absorbiendo caldo y quedarán mas tiernos o hechos los gurullos, a mí al día siguiente me gustan si cabe más pues como todos estos guisos ganan con el reposado.

Yo le he puesto un par de pimientos verdes asados al echar los gurullos, le dan un sabor exquisito.

Se rectifica de sal si hiciese falta, pero no nos pasemos en echarle de más.

Apartar del fuego y dejarlos reposar un rato antes de servir.

El resultado un guiso tradicional con sabor de antaño... exquisito y muy sabroso.

Comentarios

  1. Parece que estoy viendo a mi abuela sentada con la masa hecha un churro largo rodeada en la muñeca, mientras con los dedos iba soltando los gurullos con tal destreza que parecía una máquina. Los depositaba en una mesa pequeña, sobre un paño limpio que luego ponía al sol hasta que se secaban. Y que caldito más espeso le quedaba luego al guiso. Después solo he probado unos parecidos a aquellos y son los que me regalaste en una de nuestras quedadas. Pero a ti te ha quedado maravillosa la receta, más aún dentro de esa artesanía pura como es el mármol. Comida tradicional que no hay que olvidar nunca.
    bss

    ResponderEliminar
  2. Hola Puri.
    Si que he visto en algún blog estos gurullos, pero nunca lo he probado o lo he echo, seguro que están buenísimos y esto es un guiso de lujo. A ver si un dia me pongo a hacerlo, me encantarán.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  3. Hola Puri. La primera vez que comí una pasta casera muy parecida a la tuya, fue en Torrevieja. Tal vez por la proximidad con Murcia, se prepara también. El señor del restaurante nos explicó cómo los hacían. Me encanta venir siempre, pero cuando cocinas un plato con tradición, disfruto. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches Puri, casi de madrugada por que son las doce y media pasadas, y estaba a punto de irme a dormir cuando he visto tu receta, y no sé qué me ha gustado más, si tu guiso o el plato donde lo has servido. Ya te he comentado lo precioso que es, y vaya vajilla bonita que te está haciendo tu hermano, yo me volvería loca con una pieza solamente, así que ni te cuento lo que disfrutaría con el servicio completo, pero en fin, aquí, en tu cocina lo disfruto también, ya sabes que me encanta la cocina casera, con tradición, y llena de recuerdos, aunque por aquí no se hace este tipo de pasta, si es muy común cocinar la carne de conejo de modo similar y luego le añadimos fideos gruesos. También me gusta dejarlos caldosos y un poco al dente, y con un buen reposado para que la pasta absorba todo el sabor, y aunque la pasta en general me gusta comerla al dente, en el caso de los fideos me gustan bien “esponjaditos” incluso suelo cocinar un poco más, para que me sobren y comerlos al día siguiente, es la gloria, con todo el sabor de la carne, hace un plato maravilloso. Ojalá algún día comercialicen esta pasta por aquí, aunque no sean igual que los caseros, seguro están muy ricos. Mientras tanto, seguiré cocinándolo con fideos, porque me encantan estos guisos.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Desconocía completamente lo de los gurullos pero me parece que tienen que quedar deliciosos en un guiso como este, ese caldo tiene que estar de pecado.... gracias por compartir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. He oído hablar de los gurullos, pero no he tenido la oportunidad de probarlos, aunque no lo haría con conejo (para mi es mascota) aunque este guiso tiene pinta de muy rico.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Puri no sé si fue en tu blog en una receta previa o en otro que conocí los gurullos y me resultó algo fascinante. Tu plato tiene una pinta deliciosa y estoy segura de que los comerciales no tienen nada que ver con los hechos en casa, por mucha tarea que den.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  9. Estas recetas tradicionales son tesoros que siempre nos sorprenden y que jamás deberemos dejar que se caigan en el olvido.
    Para mi es un plato novedoso que según he ido leyendo, más me ha gustado.
    Un día tengo que animarme a prepararlo, porque de antemano sé que me encantará.
    Gracias por compartirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Puri,la verdad que me a resultado muy interesante la lectura de tu receta,no conocía los gurullos,por lo que el poner recetas tradicionales me encanta porque asi no se pierden en el olvido y enriqueces nuestras cocinas
    me llevo tu receta
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  11. Nunca he visto en mi vida los gurullos y en el super tampoco, aunque desde que ando por estos lares si los he visto en alguna ocasión, se ven deliciosos y estas recetas tan tradicionales nunca deben perderse, recuerdo mucho esos platos que hacía mi abuela, esos sabores jamás los olvidare, de cocinar en la lumbre y en horno de leña, eso se queda para el resto de mis días conmigo, por eso esta receta me ha encantado...Bess

    ResponderEliminar
  12. Puri, aunque nunca los he comido, he de decirte que viendo, el paso a paso y el resultado final, los encuentro DELICIOSOS.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Umm que recuerdos tan bonitos tengo de tu tierra con este plato, recuerdo a la tia encarna hacerlos y echarlos al guiso recién hechos, que ricos me parecieron la primera vez que los probé.
    Me has traído bonitos recuerdos.
    Te han quedado tan ricos que me dan ganas de meter la cuchara en la pantalla.
    Mil besos preciosa

    ResponderEliminar
  14. Todos los días se aprende algo nuevo, yo este plato no lo conocía, pero tiene un binta muy ica, besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario