lunes, 16 de octubre de 2017

PECHUGA SOBRE PIQUILLOS CARAMELIZADOS Y BECHAMEL

Quien dijo que comer pollo es aburrido.
Todo es cuestión de combinarlo con productos diferentes y de acorde a nuestros gustos.
Hay infinidad de recetas preparadas con este tipo de carne, que es de lo más versátil  y elaborada de cualquier forma siempre tendremos un buen resultado.
Bien podemos preparar un plato con pollo cualquier día de la semana o del año, y si añadimos un ingrediente tan rico como son los pimientos del piquillo el resultado será de lujo, digno para sorprender a tus invitados....
Este plato lo podemos elaborar y quedar bien en cualquier celebración, delicioso resultado y poca dificultad... que más se puede pedir.
Una receta exquisita  y un sabor exquisito aportado por los pimientos del piquillo caramelizados y una suave, sabrosa y ligera bechamel.
Si os animáis contármelo.... e incluso mandarme una foto y la pondremos en esta entrada también.
Feliz semana !!!

Si te gusta el sabor de los pimientos del piquillo, entonces tienes que degustar este sabrosisimo plato donde los sabores se funden, obteniendo un resultado de lujo para el paladar.


En la foto podemos ver alguno de los pasos de esta elaboración.


Esta receta la vi en una revista, no recuerdo el nombre, en su sección dedicada a la gastronomía sencilla y con pollo.

Ingredientes

1 bote de pimientos del piquillo de calidad
2 pechugas de pollo, o lo que es lo mismo, una pechuga entera
aceite de oliva
sal
pimienta molida
2 cucharadas de azúcar blanca
medio vaso de vino dulce

Bechamel

2 cucharadas soperas de mantequilla o aceite de oliva
2 cucharadas soperas de harina de trigo
600 ml de leche o un poco más
sal
una pizca de pimienta molida
una pizca de nuez moscada

Elaboración

Si no tenemos las pechugas fileteadas lo hacemos, pero sin dejarlas demasiado finas. Reservamos.
Preparamos la bechamel.
En una sartén ponemos la mantequilla para que se funda, una vez caliente echamos la harina y la tostamos un poco, salpimentamos un poco, cuando veamos que toma color vamos incorporando la leche templada poco a poco y sin parar de remover.
Vamos añadiendo la leche poco a poco y seguimos removiendo hasta que obtengamos una bechamel ligera, salpimentamos de nuevo si vemos que es necesario y ponemos una pizca de nuez moscada.
Reservamos.
A continuación preparamos los pimientos caramelizados.
En una sartén ponemos los pimientos del piquillo cortaditos, el vino dulce y el azúcar.
Dejamos a fuego suave hasta que se caramelicen. Removemos de vez en cuando.
Colocamos los pimientos caramelizados como base en una fuente de horno. Reservamos.
En otra sartén ponemos una cucharada de aceite y sellamos las pechugas, vuelta y vuelta con un poco de sal y de pimienta molida.
Una vez sacadas de la sartén las vamos colocando sobre la base de pimientos, procurar no montar unos filetes sobre otros.
Cubrimos con la bechamel toda la carne y echamos un poco de pimienta molida por encima.
Metemos la fuente al horno y cocinamos unos 20 minutos, hasta que quede con colorcito dorado.
Sacamos del horno y listo para degustar este sencillo pero sabroso plato.

14 comentarios:

  1. Hola Puri; que maravilla de receta, los piquillos me encantan, y estas pechugas con ellos caramelizados tienen que estar de muerte. El pollo en casa nos encanta y tengo la suerte de tenerlos caseros jeje, es lo que tiene vivir en el campo, tampoco todo es ventajas, vosotras al vivir en la ciudad tenéis las cosas más a mano, yo tengo que coger el coche para todo y eso es una desventaja. Como te decía este plato en mi casa te tocarían las palmas reina...Bess

    ResponderEliminar
  2. Pûri, has convertido este pollo en el rey de la mesa.
    Buenisima receta.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, la carne de pollo es la reina de la cocina, infinidad de recetas la avalan, a cual más rica. Esas pechugas, además de originales, son buenísimas, aquí lo de rebañar el plato es literal, limpio te lo dejaba yo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. El pollo es un alimento que da para muchas recetas y con los ricos piquillos y la bechamel adquiere un aspecto muy festivo y rico, claro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ayyy que hariamos sin el pollo Puri..a mi me gusta de cualquier forma, tu propuesta se ve riquisima, tengo que probarla, besos

    ResponderEliminar
  6. Este plato es de lo mas apetitoso , me lo guardo que muchas veces no se que hacer con las pechugas. Bs

    ResponderEliminar
  7. Ummmmmm.........me encanta el pollo,pero con esos piquillos caramelizados me comia un plato bien lleno.......que ricos¡¡¡¡
    Muchos besitos¡¡

    ResponderEliminar
  8. En mi casa, junto al cerdo, es la reina de la cocina, nunca se cansan de comerla, sea de la forma que sea, que gracias a Dios a muchas. Esta tuya me gusta, me la llevo y la pruebo.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  9. Para mí el pollo no es aburrido, es por contra una de las carnes que más consumimos en casa, pero para gustos los colores. Lo que sí me gusta es esta manera de prepararlo y presentarlo ¡lo pruebo seguro!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  10. Hola Puri, es verdad, nada aburrido. En casa es la que más se come y de mil formas diferentes. Me ha encantado la tuya, variar en la cocina me encanta, para no aburrirnos, para comer con gusto. Yo me llevo tu receta pues en algún momento caerá. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Pues yo soy otra apasionada del pollo, no hay nada más versátil y la prueba es tu receta porque esos piquillos, el pollo y la bechamel hacen una combinación maravillosa. Seguro que lo hago!
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. La verdad que viendo tu plato para nada se puede decir, que el pollo es aburrido, te ha quedado divino de lo mas original y rico. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  13. Que delicia de plato Puri, ese contraste de sabores debe ser delicioso!! Bs.

    ResponderEliminar
  14. De aburrido nada, tiene mucho juego en la cocina y tu lo has sabido preparar muy bien, me encanta este plato.
    Besos familia

    ResponderEliminar